‘Jaybird’, enjaulado

Jaybird

¿Cómic finlandés? ¿Cómic finlandés nominado a los Eisner? ¿En serio? Ese fue más o menos el orden y esas más o menos las reacciones que provocó el anuncio de ‘Jaybird’ por parte de ECC hace unos meses. Cada vez más interesado en las tangencias del mundo del noveno arte y menos en lo que el mainstream yanqui puede ofrecer (afortunadamente vivimos en Europa y es muy fácil acceder a la inmensidad del tebeo que se desarrolla en el viejo mundo), la «ópera prima» de los hermanos nórdicos Ahonen era uno de esos títulos que, en cuanto se anunció, pasó a estar en mi punto de mira como una de esas lecturas de consumo indispensable con las que aumentar el ya amplio bagaje personal de lo muy variado que se produce a este lado del Atlántico.

Efectuada con intensidad, la aproximación a ‘Jaybird’ deja, no obstante, con sensaciones desiguales si queremos —como hacemos casi siempre en estas líneas— dirimir la calidad del tebeo considerando el guión por una parte y el dibujo por otra. Así, en lo que al primero se refiere, el fino hilo que vertebra la historia carece de la suficiente solidez como para sustentar las 160 páginas a lo largo de las cuales se desarrolla, y durante todo el trayecto resulta complicado desprenderse de la molesta sensación de que un menor número de páginas habría jugado en favor de que la percepción hacia el argumento no fuera que éste está estirado hasta casi su punto de ruptura.

Paradójicamente, que esta tenebrosa historia sobre la soledad y la amistad en la forma más inesperada consiga atrapar al lector en sus redes como lo hace, se debe a que su vertiente gráfica hace suya la idiosincrasia que marca a fuego el lento devenir del relato, encontrándonos numerosas páginas en las que el discurso narrativo se plantea a «cámara lenta» acercándonos con detalle a la ingrata existencia del Jaybird protagonista, un pequeño pajarillo que vive sepultado bajo el peso del legado de su pasado —la elocuencia de la cantidad de cuadros que decoran su casa habla por sí sola— y que debe sufrir en silencio la figura de una madre enferma y autoritaria. Plasmado como digo de forma fascinante, con unas viñetas espectaculares y de una expresividad suma —la elección de los encuadres es fundamental en este último aspecto—, quizás ‘Jaybird’ no sea un dechado de virtudes por la chispa de sus escuetos diálogos, pero que sólo por el dibujo ya está más que justificado acercarse al volumen es tan cierto como que, una vez cerrada su contraportada, el regusto que deja es inequívocamente positivo.

Jaybird

  • Autores: Lauri y Jaakko Ahonen
  • Editorial: ECC
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 160 páginas
  • Precio: 16,10 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.