‘Inspector Moroni’, Delisle a medio gas

inspector moroni

Soy el primero en admitir sin reparos que el coleccionismo y ese parámetro asociado a él que es el «completismo» me ha llevado en incontables ocasiones a momentos tan absurdos como comprarme un cómic porque la portada era de tal o cual dibujante al que seguía muy de cerca. Tal práctica, abandonada tiempo ha en sus formas más alarmantes cuando la evolución lógica de la afición me llevo al siguiente estadio, sigue no obstante estando presente por cuanto, siempre que se pueda, uno tiende a querer poseer todo aquello que se edite de un autor en cuestión sin atender, al menos a priori, a la calidad intrínseca del producto en cuestión. Y ahí es donde entra ‘Inspector Moroni’.

Desde que leyera ‘Pyongyang’ hace ya unos cuantos añitos, todo lo que Astiberri ha tenido a bien publicar de Guy Delisle ha sido devorado por servidor. Y si bien las cotas alcanzada por la crónica de las desventuras del autor canadiense en la capital coreana no han sido alcanzadas por ningún otro de sus relatos foráneos, es incuestionable que tanto la anterior ‘Shenzen’ como las posteriores ‘Crónicas Birmanas’ y ‘Crónicas de Jerusalén’ son lecturas de esas que uno «ha de hacer». Desgraciadamente, no podemos afirmar esto último de la obra que hoy nos ocupa, un volumen integral editado por la casa bilbaína que recoge material de hace más de una década y que, en cierto modo, sirve de escaparate para la bisoñez del autor previa llegada de la citada ‘Pyongyang’.

Relato alocado de las correrías de un inspector de policía algo neurasténico y muy hipocondríaco que, creyéndose la «creme de la creme» del cuerpo, no es consciente de su carácter de desastre andante, de la forma chusquera en la que «resuelve» los casos y de los muchos daños que va causando a diestro y siniestro, ‘Inspector Moroni’ detenta un ritmo alocado; y por mucho que el color siente de forma espléndida a las páginas de Delisle, lo que éste deja entrever en sus guiones es de una causalidad alarmante, vagando la lectura de aquí para allá casi sin rumbo fijo y dejando la impresión de que, en conjunto, fue la improvisación la que sirvió de norte a la realización de los tres álbumes aquí recogidos. Sí, alguna risa esporádica hace presa del lector, pero nada que tenga permanencia en la memoria y que, por supuesto, esté a la altura, no ya de los grandes trabajos del artista, sino de esos dos desternillantes volúmenes de ‘Guía del mal padre’ que hasta ahora han visto la luz.

Inspector Moroni

  • Autores: Guy Delisle
  • Editorial: Astiberri
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 152 páginas
  • Precio: 20 euros

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.