‘Franquin. La Máscara’, una joyita para coleccionistas de Spirou

Portada_FranquinLaMascara2

Desde que retomaran la publicación de Spirou en nuestro país, la gente de Dibbuks nos ha dado varias alegrías editando tanto material reciente como clásico. A este segundo grupo pertenece la obra que hoy comentamos, creada por el autor más emblemático del personaje. Hablamos, por supuesto, de André Franquin, quien tomó las riendas de Spirou en 1946, con apenas 23 años, y durante dos décadas firmó una serie de álbumes con los que renovó la colección, subió el listón gráfico hasta casi la estratosfera, y dejó un legado que se ha convertido en referente indiscutible del cómic franco-belga.

De todos los álbumes que publicó en ese tiempo, la presente edición de Dibbuks recoge la aventura titulada ‘La máscara’, que vio la luz originalmente en 1954. Desde el punto de vista cronológico se sitúa entre ‘El dictador y el champiñón’ y ‘El nido de la morena’. En esta historia, Franquin se inspira en el cine de Hitchcock para desarrollar una trama policíaca de corte clásico, basada en el tema del falso culpable. Todo comienza con una serie de robos que, para desconcierto de los lectores y del pobre Spirou, parecen haber sido perpetrados por Fantasio. ¿Nuestro amigo habrá perdido la cabeza, o acaso hay alguien que se está haciendo pasar por él? Con esta premisa arranca la búsqueda de los verdaderos culpables, alternando aventura, gags, sorpresas y algunos pasajes realmente memorables, como cuando Fantasio se cuela en mitad de una etapa del tour de Francia.

Solo con ver el nombre de Franquin impreso en la portada es motivo suficiente para acercarse a este álbum con la ilusión casi intacta de cuando leímos por primera vez una aventura de Spirou. Pero esta no es una edición corriente, sino una auténtica golosina para coleccionistas. El álbum viene presentado en tapa dura con una sobrecubierta sobria y elegante donde vemos a Spirou aferrado al coche del villano de la historia —al que sin duda reconoceréis llegado el momento—, junto al título y la fecha original de publicación. Conviene señalar que dicha fecha hace referencia al año en que comenzó a publicarse la aventura por entregas en la revista ‘Spirou’, ya que el álbum apareció dos años más tarde, en 1956. En esta ocasión se ha elegido un formato apaisado, con dos tiras de viñetas por página, con un tamaño considerable que nos permite disfrutar del estilo de Franquin en todo su esplendor. Salvo en contadas escenas, los fondos no destacan demasiado en esta aventura, pero el dinamismo y la expresividad de los personajes siguen asombrando pese a haber transcurrido tantos años. Se agradece mucho también que se haya decidido publicar las planchas en blanco y negro, de forma que el acabado resulta aún más depurado. Para redondear esta cuidada presentación, la edición incluye comentarios del crítico y periodista Hugues Dayez, que nos resalta multitud de curiosidades sobre la creación del álbum, la trayectoria de Franquin y numerosos detalles de cada página que, sin su ayuda, posiblemente se nos pasarían por alto.

Franquin.LaMascara_Page_1

Pocos cómics he visto que estén presentados con tanto mimo y cariño. Cualquier amante del cómic franco-belga disfrutará de lo lindo con esta versión de ‘La máscara’, y quienes sean seguidores de Spirou tienen aquí una cita indispensable. Nada mejor que sentir el tacto de estas páginas mientras acompañamos a Spirou, Fantasio y Spip en una de sus aventuras clásicas (el Marsupilami se quedó en el banquillo en esta ocasión), al tiempo que ampliamos nuestros conocimientos con las notas de Dayez. Al cerrar el álbum, solo te ronda la cabeza una cosa: ¿cuándo volveremos a ver una edición como esta? ¿Se animará alguien con otro personaje clásico de la BD?

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.