‘El Señor Jean: Edición integral’, como la vida misma

Han hecho falta casi veinte años —casi treinta si contamos con que la serie comenzó a publicarse al otro lado de los Pirineos en 1991—, tres editoriales distintas y armarse de una paciencia infinita para que, por fin, y gracias a ECC, hoy podamos disfrutar de una edición integral de ‘El Señor Jean’, obra fundamental en la historia reciente de la BD y, lo avanzo ya, una de las mejores lecturas que hemos hecho en lo que llevamos de 2018.

‘El señor Jean’ comenzó su andadura editorial en castellano de la mano de Norma allá por el año 2000 con la entrega 174 del CIMOC Extra Color. Después de aquél primer acercamiento a la obra de Dupuy y Berberian, y a lo largo de los nueve años siguientes, la editorial catalana editaría los seis álbumes restantes, dejándose por el camino, por razones que no acabo de entender, el álbum independiente titulado ‘La teoría de los solteros’; un volumen que, aparecido en Francia en 2004, vería la luz en nuestra tierra bajo el emblema de Bang! Ediciones. Pero, como decía, ECC ha venido a poner orden a tal desconcierto y ofrece —eso sí, a tamaño reducido en comparación con el formato álbum europeo de la edición de Norma— con este espléndido e imprescindible integral una mirada completa y cronológica a las andanzas de ese escritor tan singular y universal que es el Jean que da título al tebeo.

Porque, ya lo adelanto en el titular de la entrada, si hay algo que caracteriza por encima de todo a ‘El señor Jean’, eso es su capacidad de resultar tan natural y tridimensional como nuestra propia existencia, y las andanzas del personaje, sus encuentros y desencuentros amorosos, sus dificultades para encontrar un sitio en el mundo o los marrones en los que les meten otros —en especial ese caradura encantador que es su amigo Félix—, son compartidos por el lector como si de un colega se tratara. Y para conseguir eso, a Dupuy y Berberian sólo le hacen falta unas pocas páginas, las que conforman los dos o tres primeros relatos cortos que se incluyen en el álbum que abrió la serie, titulado ‘El amor y la portera’.

Bajo esa premisa fundamental de resultar natural, la estructura que Dupuy y Berberian van imponiendo a ‘El señor Jean’, sufre constantes ajustes dependiendo de lo que los autores quieren narrar, unos ajustes que se traducen en pequeñas historias en las tres primeras entregas; que muta hacia una dilatación de las mismas en la citada ‘Teoría de los solteros’; que se abandona por completo tras ella en los tres siguientes álbumes y que, contrayéndose con respecto a su estado primigenio, se convierte en píldoras de una página en el volumen que dio cierre a la colección en 2005.

Sin perder en ningún momento la afabilidad que tan bien lo caracteriza, el estilo de Berberian va evolucionando más o menos al mismo ritmo que la estructura capitular de la serie y, en ese sentido, resulta asombroso observar la completa ruptura para con el resto del volumen que es ‘La teoría de los solteros’, un álbum más largo que los demás en los que el artista abandona el uso del color casi por completo, echando mano de una paleta de tricolor —blanco, negro y azul— y soltando muchísimo la mano. Retomando tras ella, aunque con mayor desparpajo, un cierto control sobre las formas gráficas, lo cierto es que, sea como sea, desfogado o no, es un auténtico gustazo asomarse a cualquier página de ‘El señor Jean’ y leer, siempre con una sonrisa en los labios, una obra llamada a convertirse —si es que no lo es ya— en todo un clásico del tebeo francobelga.

El Señor Jean. Integral

  • Autores: Philippe Dupuy y Charles Berberian
  • Editorial: ECC Ediciones
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 496 páginas
  • Precio: 38 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector apasionado. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de adopción. Treintañero para cuarentón. ¡Ah! y escritor compulsivo tanto aquí como en Blog de cine.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario