‘El proyecto Marvels’, máquina del tiempo

El proyecto Marvels

Es de recibo pensar que, con el gigantesco éxito que ambos habían cosechado con la mejor etapa que haya conocido en su historia el Capitán América, pocas dudas habría entre las mentes pensantes de La Casa de las Ideas a la hora de elegir al equipo creativo que habría de encargarse de poner en pie este vistazo cargado de añoranza al comienzo de la historia del Universo Marvel. No en vano, el tono añejo que ambos artistas habían sabido imprimir a las aventuras del Capi desde su primer número, le venía como anillo al dedo a una miniserie de ocho números que, leída en su momento y vuelta a repasar ahora con motivo de estas líneas, refuerza la impresión inicial de ser el mejor complemento que el primer número de ‘Marvels’ podría haber tenido jamás.

Supongo que no hará falta refrescaros que en la serie guionizada por Kurt Busiek y dibujada por Alex Ross —en la que se daba intensa cuenta de los acontecimientos más importantes que habían jalonado el Universo Marvel durante los años cuarenta a setenta a través de la mirada de un fotógrafo— dedicaba su primer número a acercarnos a aquellos diez años en los que la editorial, cuando aún se llamaba Timely Comics, comenzó a inundar los kioscos y la imaginación de los chavales de la época con superhéroes de poderes imposibles que exponían de un modo u otro los mejores valores de la verdad, la justicia y el modo de vida americano. A aquellos turbulentos lustros, en los que el mundo se vio sumido en una Segunda Guerra global es a los que asoman su mirada unos Brubaker y Epting que plasman en sus páginas una voluntad preñada de nostalgia presta a actuar como precisa máquina del tiempo, trasladando al lector de forma inequívoca a las calles del Nueva York de los años cuarenta y a algunos escenarios anejos de la Europa en guerra.

No es exagerado afirmar que cuando atendemos tanto a las descripciones de Brubaker como al muy preciso arte de Epting —increíble como se reinventó este artista después de sus mediocres inicios en los años noventa— el traslado a aquellos años que acabaron con la inocencia americana y que supusieron un contundente mazazo a su intocable superioridad se hace de tal manera que hasta podríamos asegurar estar oliendo los vapores que salen de las alcantarillas de la Gran Manzana. Eso sí, que nadie piense que la efectividad del guión cosido por Brubaker se queda en su hiperrealismo. Antes bien, lo que el guionista plasma a lo largo de los ocho números es, a todas luces, la perfecta introducción para cualquier neófito a los cimientos sobre los que Stan Lee y Jack Kirby construirían a partir de 1963 el Universo Marvel tal y como hoy lo conocemos. Un valor éste que, unido al soberbio ritmo de la acción y a lo bien imbricado que queda el hilo conductor del relato en el conjunto de los “hechos históricos”, hace de ‘El proyecto Marvels’ obligada lectura para cualquier aficionado al tebeo estadounidense.

El Proyecto Marvels

  • Autores: Ed Brubaker y Steve Epting
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 224 páginas
  • Precio: 19,90 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector apasionado. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de adopción. Treintañero para cuarentón. ¡Ah! y escritor compulsivo tanto aquí como en Blog de cine.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario