‘El poderoso Thor 8 – Arde todo’, desestructurada

Abramos con una pequeña digresión: si dejamos de lado proyectos autoconclusivos de la extensión que sea, nos centramos únicamente en series abiertas y consideramos los tumbos que suelen dar las mismas, cambiando de equipos creativos y, sobre todo, sometidas a reinicios cada dos por tres, ¿tiene sentido revisitar ésta o aquélla etapa sabiendo su limitada o nula repercusión en el personaje de turno?

Aplicando esa línea de pensamiento a Thor, que en manos de Jason Aaron se ha alejado en los dos últimos años de forma más o menos intensa de contar con la aparición del hijo de Odín, cabe cuestionarse qué hay de interesante en echar la vista atrás para acercarse a las etapas de Straczynski o, como es el caso, de Matt Fraction, si forman parte de un pasado cerrado sobre el que muy probablemente, Marvel no vuelva. Lo sé, sé que esta forma de pensar es la que ha llevado tanto a DC como a la casa del Capitán América a esos desesperados intentos de captar nuevos lectores a través de las más que consabidas renumeraciones, en el caso de la segunda, o inventos sin alma como las Nuevas 52 en el de la primera. Y también sé que los defensores a ultranza de ambas editoriales afirmarán sin pensarlo que eliminando todo el recorrido pasado de un personaje, no se habría llegado al momento actual. Y estoy de acuerdo, lo estoy, en serio, pero eso no quita para que el hastío que me transmiten un noventa por ciento de las propuestas que La Casa de las Ideas publica al cabo del mes me haya llevado a pensar en más de una y dos ocasiones en los últimos tiempos si vale la pena el esfuerzo de seguir tratando de estar al tanto de lo que se mueve en la editorial o si, por el contrario, debería mandarla a tomar viento y centrarme en cómics que me dijeran algo más.

Mientras que eso ocurre, o no, dejemos diatribas a un lado y centrémonos en lo que nos ofrece este octavo volumen de la colección Marvel Deluxe dedicado al Dios del Trueno con el que Panini comenzara a recopilar, primero, la breve pero espléndida estancia de Straczynski a bordo del “rubiales” y, después, la que se cierra en este ‘Arde todo’ de mano de Matt Fraction y Kieron Gillen, el guionista responsable de los números de ‘Journey Into Mystery’ con los que se cruza ‘The Mighty Thor’ en un arco que, gritando épica a los cuatro vientos, ve como ésta pierde lustre de forma ostensible por lo desestructurado de un evento que avanza a trompicones y que carece, al menos de forma puntual, de un discurso coherente. Bien es cierto que dicha incoherencia es más atribuible al trabajo de Gillen que al de Fraction y a lo confuso en ocasiones del dibujo de Di Giandomenico en comparación con el asombroso y espectacular trazo de Alan Davis; pero ello no quita para que la percepción final sobre este cruce entre las cabeceras de Thor y el Loki adolescente mientras ambos tratan de impedir a su manera que el demonio Surtur haga arder a toda la realidad sea la de haber asistido a unas páginas efectivas, sí, pero sin eso que provoca que te impliques en una lectura y no puedas dejarla hipnotizado como estás por lo que propone. ¿Cómo se llama ese “eso”? ¡Ah, sí!…alma.

El poderoso Thor 8 – Arde todo

  • Autores: Kieron Gillen, Matt Fraction, Alan Davis y Carmine Di Giandomenico
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 216 páginas
  • Precio: 19,90 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.