‘El marqués de la ballena. Tragicomedia en seis actos para tres personajes y una ballena’, surrealismo crítico

Es quizás de recibo empezar aclarando, para aquellos que no hayan podido ver ninguna de sus páginas interiores en su librería más cercana por estar el volumen retractilado, que ‘El marqués de la ballena. Tragicomedia en seis actos para tres personajes y una ballenano es un tebeo. De hecho, ni siquiera es una novela ilustrada que pudiera intentar acercarse a ciertos postulados del noveno arte. No. Este enorme álbum que Nuevo Nueve presenta con todo lujo en una edición exquisita —reservas UVI con relieves en ambas portadas, cartón grueso para las dos, impresión mate en papel de alto gramaje— es, como apunta su título, una obra de teatro en seis actos en la que cada cierto número de páginas aleatorio —no hay una estructura clara en su aparición, y eso juega muy en favor de lo que nos llevamos como lectores— hay una ilustración a plancha completa, unas soberbias splash pages acuareladas en la que François Place demuestra un gusto exquisito por la composición y una estupenda precisión a la hora de servir de acompañamiento al texto que complementa.

Éste, protagonista principal de las 52 páginas que conforman la lectura, es una oda al surrealismo cómico más delirante a la par que una crítica, quiero creer que nada velada, a los poderes fácticos y a esa tendencia tan humana como reprochable de considerar que una cuota de responsabilidad —llámese a esta como se quiera, corona o presidencia de un estado— sirve de garante para poder hacer y deshacer lo que te venga en gana. Porque eso es de lo que precisamente versa la historia de un pequeño reino llamado Minilandia que, para hacerse notar entre las grandes potencias que le acosan, decide, a través de la figura de sus regentes y del estrambótico sobrino de ambos, que ya es hora de dar un golpe de autoridad en la mesa global y celebrar unos fastos dignos de entrar en los anales de la historia cazando una ballena con la que dar de comer a miles de personas durante varios días.

Tan alucinógeno punto de partida sirve a Place para ofrecer todo un rosario de situaciones que, trasladadas a la realidad, nos recuerdan a actuaciones gubernamentales como la construcción de grandes hitos urbanos que dilapidan presupuestos públicos y nunca llegan a nada —y las tierras españolas, desgraciadamente, están salpicadas de norte a sur y de este a oeste por dichas gestas arquitectónicas inútiles— o a llamamientos de falso patriotismo de esos que tanto gastan algunos partidos políticos de dudosa ideología. El resultado, que mezcla toda esta carga crítica con un sentido maravilloso de la comedia absurda, es una lectura vivaz, por momentos lúcida y siempre hilarante que, contenida en tan bello formato, es una auténtica joya que incluir en nuestras tebeotecas.

El marqués de la ballena. Tragicomedia en seis actos para tres personajes y una ballena.

  • Autores: François Place
  • Editorial: Nuevo Nueve
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 52 páginas
  • Precio: 24,70 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.