‘El hombre al que no le gustaban las armas de fuego 1’, por un trozo de papel

El hombre al que no le gustaban...

Es una historia muchas veces repetida: uno se compra un álbum porque algo en concreto (normalmente el dibujo, para qué vamos a engañarnos) le llama la atención. Se lo lee. Disfruta con él. Si es una serie, comienza a adquirir los números posteriores. Sigue disfrutando cada vez más. De repente, un día, sin esperarlo, ve otro cómic diferente con el/los mismo/s autor/es en la portada. Y claro, piensa, si X estaba tan bien, Y también tiene que estarlo. Y pica sin saber que ha abierto la puerta a esa vertiente tan extendida del coleccionismo que algunos podrían calificar como compulsiva, que para nada se ciñe al noveno arte y que nos «obliga» a terminar teniéndolo todo de tal o cual artista.

Pongamos por ejemplo, qué sé yo, así al azar, a Wilfried Lupano. El escritor francés fue responsable de los cuatro magníficos álbumes que compusieron la «gesta» de ‘Alim el curtidor’, un relato de aventuras ambientado en un mundo lleno de magia al que Virginie Augustin poblaba de forma soberbia (más sobre la dibujante en unos días) maravillosa y que se conforma como una de las lecturas de escapismo más estimulantes de los últimos tiempos. Dada la magnificencia que rodeó a dicho proyecto, estaba muy claro que cualquier nueva incursión de Lupano o Augustin en el mundillo iba a ser esperada con expectación. Y si de la segunda, como apuntaba antes, volveremos a hablar en breve, de Lupano os traemos hoy esta peculiar relato del «lejano oeste» que es ‘El hombre al que no le gustaban las armas de fuego’, un volumen en el que Norma recoge dos de los tres álbumes publicados por Delcourt allende los Pirineos.

Utilizando como McGuffin la existencia de un hipotético documento que podría cambiar la historia de Estados Unidos y que mucho tiene que ver con la tenencia de armas de yanquilandia, Lupano construye una crítica mordaz sobre un sistema legal que sigue sosteniendo, en virtud a la segunda enmienda de la Constitución, la legalidad de posesión de armas de fuego como un derecho incuestionable. Ambientada, como decía, en la época del «Far West», ‘El hombre al que no le gustaban…’ basa su efectividad en un pequeño grupo de personajes a cada cual más carismático, entre los que destaca, sin duda alguna, ese abogado que quiere cambiar el curso de la historia y, sobre todo, la pérfida fémina que hará lo que tenga que hacer para salir a flote en ese mundo de principios del siglo XX en el que la mujer no tenía voz. Acompañado para la ocasión con el detallista y caricaturesco trazo de Paul Salomone (que muestra mejores formas en el primer álbum de los dos que aquí se incluyen), el final de ‘El hombre al que no le gustaban las armas de fuego’ deja al lector con un palmo de narices y con ganas de bastante más. Esperemos que en el país vecino no se demoren en publicar el cuarto volumen y que Norma haga lo propio para completar esta divertida y elocuente historia.

El hombre al que no le gustaban las armas de fuego 1

  • Autores: Wilfried Lupano y Paul Salomone
  • Editorial: Norma
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas:104 páginas
  • Precio: 19,50 euros

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.