‘El guardián invisible’, toda una sorpresa

El Guardian Invisible

Tiene sus problemas, porque los tiene, pero si de algo debo calificar a ‘El guardián invisible’, adaptación al mundo del cómic de la primera parte de la trilogía del Baztán escrita por Dolores Redondo, es de sorpresa. Sorpresa por cuanto mis intereses literarios se mueven por otros derroteros y desconocía por completo una novela que recuerda, y mucho, a la saga ‘Millenium’ de Stieg Larsson. Sorpresa porque, tomando como clara referencia el ideario establecido por el escritor sueco, la historia que cose Redondo es capaz de establecerse en unos patrones que huelen a español pero, al tiempo, dejan retrogusto universal. Y sorpresa, sobre todo, por lo que concierne de forma estricta al brillante trabajo de Ernest Sala, un artista que se estrena con esta ambiciosa novela gráfica y al que le auguramos un futuro lleno de éxitos.

Como decía, ‘El guardían invisible’ no está exenta de problemas. Derivados quizás del texto original (poca luz voy a poder arrojar aquí, ya he dicho que no lo he leído), hay en el transcurso de ‘El guardián invisible’ demasiados momentos en los, bien la descripción de cierto personaje es excesivamente abrupta, bien los diálogos son de complicado discernimiento, bien la acción da un salto del que cuesta aprehenderse. Aún así, obviando dichas fallas (atribuibles de forma más que probable a la bisoñez del artista), son más las notas positivas que se derivan de una novela gráfica que, ante todo, embelesa por sus cualidades gráficas.

Y aquí hay múltiples ocasiones para el asombro que suelen derivarse de dos factores. De una parte, el virtuosismo que Sala demuestra a la hora de componer la página (y se me vienen a la cabeza dos ejemplos brillantes, el descubrimiento de uno de los cadáveres que forman parte de la trama, y la doble página que desvela un terrible episodio del pasado de la inspectora Amaia Salazar) y lo espléndido de la concreción a la hora de caracterizar a los muchos personajes que se mueven por el entorno del valle del Baztán. Unido a un tratamiento cromático soberbio, ‘El guardián invisible’ debería tener la oportunidad de convertirse en un éxito suficiente como para justificar la puesta en marcha de la adaptación (por parte de Sala, por supuesto) de ‘Ofrenda a la tormenta’, la recién aparecida tercera parte de la saga de Redondo que promete, o al menos eso reza la publicidad, muchas más emociones y revelaciones. Habrá que esperar.

El guardián invisible

  • Autores: Ernest Sala sobre la novela de Dolores Redondo
  • Editorial: Planeta DeAgostini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 96 páginas
  • Precio: 20 euros

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector apasionado. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de adopción. Treintañero para cuarentón. ¡Ah! y escritor compulsivo tanto aquí como en Blog de cine.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario