‘El Escultor’, una obra maestra

El escultor

Leída con una avidez casi enfermiza en el momento en que fue publicada en Estados Unidos. Madurada una y otra vez en las semanas que siguieron a su finalización. Y consumida otra vez con no menos fruición cuando caía en mis manos la edición española que hoy os traemos, a servidor no le tiembla el pulso cuando tiene que afirmar de forma categórica que la esperadísima nueva incursión de Scott McCloud en el mundo del noveno arte ha terminado tornándose —como casi todo el mundo esperaba— en una cumbre del cómic universal a la que no se puede calificar de menos de Obra Maestra. Considerando lo poco dado que soy a dejarme llevar por disquisiciones tan exacerbadas, que en esta ocasión lo haga con la vehemencia que reflejan mis palabras debería ser indicativo suficiente de que, como muchas veces solemos concluir por estas líneas, ‘El escultor’ es una lectura OBLIGADA para cualquier amante de esta disciplina artística.

Y lo es por tantos y tantos motivos que, desgranarlos aquí me llevaría, muy probablemente, a una extensión tal que ni yo mismo estaría dispuesto a leer. A fin de cuentas, creo que una de las virtudes de las entradas que día a día vamos colgando en esta vuestra página es su concisión y el no «obligaros» a repasar prolongados derroteros de esos que dejan al descubierto hasta la última migaja de contenido de la obra que estemos comentando. Es por ello, y en un claro intento de motivaros a que os acerquéis raudos a vuestro punto de compra de cómics habitual para haceros con este bellísimo volumen, que en contra de lo que me dicta el corazón, voy a intentar ser muy breve en mis apreciaciones de tan magno trabajo.

Ya en ‘ZOT!’ ya en sus dos aproximaciones teóricas al noveno arte, si hay algo que McCloud ha sabido demostrar hasta la saciedad es su muy íntimo conocimiento de los incontables mecanismos que articulan la narrativa secuencial. Unos mecanismos que en su temprana aproximación al género superheróico y fantástico daban como resultados páginas capaces de dejar extasiado al más pintado y que ahora, en las casi quinientas planchas preñadas de madurez que conforman ‘El escultor’ nos dejan composiciones, recursos, imágenes y momentos de extremo dominio del tiempo y el ritmo narrativo que, sinceramente, no están al alcance del mero artista: sólo alguien que ha respirado, se ha alimentado y ha pensado en cómic más tiempo del que ha dedicado a otra actividad de su vida diaria puede dar con la plenitud y variedad que ofrece esta maravillosa novela gráfica.

El escultor interior

Pero McCloud no se queda en lo meramente visual y descuida, como pasa en innumerables ocasiones, la vertiente argumentativa de su creación. Antes bien, la componente faustiana de la misma, la miriada de discursos existenciales y de enorme humanidad que guardan los diálogos de ‘El escultor’, el tremendo amor por la vida que todos ellos destilan y el inabarcable respeto por la creación en todos sus términos que exuda el libro por todos sus poros no son más que algunos de los muchos valores que el lector podrá encontrarse al aproximarse a éste, el trabajo cumbre de un genio del tebeo.

Podría seguir —ya lo creo que podría, creo que sólo he dicho la mitad de lo que se me pasaba por la cabeza al escribir—, pero prefiero dejarlo aquí e instaros, de nuevo, a que os acerquéis a la desaforada poesía visual de unas páginas que son, ante todo, una declaración de amor en toda regla hacia un medio, el de los tebeos, que es parte incuestionable de la cultura de la humanidad del s.XXI y que, elevada a la categoría a la que la someten obras como éstas, se atreven a encarar en toda su plenitud la universalidad que, tiempo atrás, se le negaba en virtud de discursos que no sabían —o no querían— apreciar lo enraizado que está en el subconsciente de nuestra especie el contar historias a través de esos mínimos elementos que son las viñetas.

Otra reseña en Fancueva | ‘El escultor’, una bella reflexión sobre la vida y el arte

El escultor

  • Autores: Scott McCloud
  • Editorial: Planeta DeAgostini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 496 páginas
  • Precio: 33,25 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.