Dos caras de un murciélago: ‘Detective Comics’ y ‘All-Star Batman’

Si hubo un personaje que salió completamente airoso de ese irregular experimento que fueron las Nuevas 52, ese fue, sin duda, Batman. El trabajo que Scott Snyder y Greg Capullo llevaron a cabo con el protector de Gotham en las páginas de la cabecera del hombre murciélago fue tan asombroso, sólido y espectacular, que logró hacer sombra a todo aquello que las cabezas pensantes de DC consiguieron poner en pie durante los cinco años a lo largo de los que se prolongó aquel intento de reinicio fallido que provocó ‘Flashpoint’. Tanta sombra hizo, que incluso ‘Detective Comics’ cayó rendida a sus pies aún aplaudiendo lo puntualmente brillante de ciertas incursiones en la serie como la que hizo Francis Manapul. Y, claro, considerando a quien habían puesto al mando de ‘Batman’ toda vez trascendió el ansiado «renacimiento» del Universo DC, lo normal hubiera sido esperar que ese extremo del microcosmos del caballero oscuro, ahora capitaneado por Tom King, siguiera situado por encima de lo que la vetusta colección que vio nacer al personaje pudiera lograr en manos de James Tynion IV, alumno aventajado de Snyder que ya había auxiliado al escritor en no pocos momentos de su estancia en las cavernas y rascacielos de «Ciudad Gótica».

Pero, al César lo que es del César. Sin que ello sirva para tirar por tierra los más que notables resultados que ‘Batman’ lleva ofreciendo a lo largo de los más de 60 números que ya se han publicado al otro lado del charco; si hay algo que queda claro desde el primero cuando se le compara con ‘Detective Comics’ es, sinceramente, que «no hay color», y la cabecera escrita por Tynion IV sobrepasa, no sólo a lo que King es capaz de desarrollar en las aventuras en solitario del enmascarado, sino que oblitera todas nuestras escuetas expectativas con unos guiones fantásticos que, enhebrados en torno a un reparto coral en el que el personaje de menor importancia es el alter ego de Bruce Wayne, se hacen grandes en la definición de los cinco miembros de la agrupación que tendrá que hacer frente a la amenaza de los hombres murciélago.

Encabezados por la Batgirl que ya había servido a J.H.Williams III para dejarnos boquiabiertos con sus maravillosas dobles páginas durante la serie que Kate Kane tuvo durante las Nuevas 52, el grupo formado por Tim Drake, Spoiler, Huérfana y un reformado Clayface es tratado con un mimo sublime por parte de Tynion para que, desde los compases iniciales, sintamos a todos y cada uno de ellos cercanos y tridimensionales. Este esfuerzo del guionista tiene la clara misión de hacernos bajar la guardia y que, encariñándonos de los personajes, no seamos capaces de anticipar los golpes que irán recibiendo a lo largo de su estancia en la cabecera —y os puedo asegurar que, al margen del que da cierre a este primer volumen que nos ofrece ECC, que me llenó de asombro cuando lo leí por primera vez hace casi tres años, serán muchos—.

El recorrido emocional que harán, cada uno por su tortuoso sendero, los integrantes de la familia «batmaníaca», irá adquiriendo un calado soberbio a lo largo del avance de una serie que, si grande es en lo argumental, mucho más en lo gráfico. Y ahí son dos los nombres a los que apuntar como principales responsables de que, en términos visuales, ‘Detective Comics’ también consiga sobreponerse a lo que artistas de la talla de David Finch, Mikel Janin, Jason Fabok o Mitch Gerads nos regalan en ‘Batman’: Eddy Barrows y nuestro Álvaro Martínez.

Dominando por completo tanto uno como otro la caracterización de personajes, es en la composición de las páginas, en el inmenso mar de recursos que ponen sobre la mesa y en la espectacularidad con la que asaltan nuestros sentidos donde tanto uno como otro nos pillan tan por sorpresa como Tynion lo hace en los guiones. A destacar de sus páginas, al margen del superlativo manejo del color que aplican Adriano Lucas y Brad Anderson, los instantes en los que Al Barrionuevo, el entintador de Barrows, se echa a un lado para que sean los lápices directos del dibujante los que, coloreados, aporten una personalidad completamente diferente a un tebeo que, lo aviso ya, sólo hará crecer en próximas entregas.

En comparación con él, o en un combate que lo enfrentara con lo que ya pudimos ver en el ‘Batman’ de las Nuevas 52, el ‘All-Star Batman’ de Scott Snyder y John Romita Jr. —y Declan Shalvey en la historia de complemento— nos deja un regusto, sino amargo, si insuficiente. Retomando la cabecera que Frank Miller y Jim Lee dejaran inconclusa en aquel proyecto que tantos varapalos recibió —al menos en lo que a Miller se refirió—, pero apartándose por completo de sus planteamientos para quedarse sólo con el nombre, lo que Snyder nos propone en conjunción con Romita se antoja como una anécdota muy alargada que, si no decae en ningún momento, es porque el escritor tiene muchas tablas y sabe como mantener el interés del lector más allá de lo fácil que le resulta a éste anticiparse al devenir de los acontecimientos.

De acuerdo, lo de Romita es sobrenatural, pero ahí no hay nada de novedoso, y lo magistralmente impecable del dibujo del legendario artista marvelita —entintado por un Danny Miki que se sale— sólo sirve para poner en mayor evidencia las «limitaciones» de un guión que se resume en que Batman tiene que llevar a Dos Caras de un punto A a un punto B enfrentándose por el camino a todo lo que le sale al paso. ¿Entretenida? Sí, de eso no hay duda. ¿Memorable? No. Eso, si acaso, se lo dejamos en exclusiva por esta vez a ‘Detective Comics’ y a una etapa, la de Tynion, que, a mi modesto entender está entre las primeras posiciones —sino en la primera— de cuantas cientos de historias se han podido leer en la milenaria cabecera a lo largo de sus ocho décadas de recorrido.

Batman. Detective Comics vol.1: La ascensión de los hombres murciélago

  • Autores: James Tynion IV, Eddy Barrows y Álvaro Martínez
  • Editorial: ECC
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 176 páginas
  • Precio: 17,05 euros en Amazon

All-Star Batman vol.1: Yo, mi peor enemigo

  • Autores: Scott Snyder, John Romita Jr y Declan Shalvey
  • Editorial: ECC
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 192 páginas
  • Precio: 18,95 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.