‘Días de alarma’, gestionar el confinamiento

En los casi ocho meses desde que se declaró el estado de alarma en nuestro país, decir que nuestras vidas han cambiado de manera radical es, quizás, quedarse muy cortos. Bien es cierto que hay aspectos que, afortunadamente —en según que casos, y aquí hablo sólo por mí— la pandemia y el confinamiento redundaron de maneras muy positivas en recuperar aspectos de nuestro discurrir diario que teníamos muy descuidados o completamente olvidados y reforzó lazos entre los miembros inmediatos de la familia; pero también que, por ejemplo —y sigo reduciendo el ámbito de la reflexión a mi persona— algo tan básico como la socialización con los amigos, quedó tan relegada a un segundo plano que, a día de hoy, con la segunda oleada de lleno sobre nuestras cabezas y el natural miedo a un posible contagio, todavía no la hemos recuperado. Y eso es rascar mínimamente, y desde un punto de vista tan reducido como el que ahora mismo me apetece ofrecer, sobre una realidad tan compleja y vasta como los más de cuarenta millones de españoles que hollamos la superficie de nuestra piel de toro.

Uno de esos españoles, Víctor Coyote, dedicó tiempo y esfuerzo durante los dos meses del confinamiento más duro a plasmar en viñetas sus sentimientos, frustraciones, inseguridades e iras hacia una situación que nunca habríamos podido imaginar ni en nuestras peores pesadillas. El resultado, recogido ahora por Salamandra Graphic en este ‘Días de alarma’, permite asomarse a un discurso tremendamente elocuente a la par que mordaz y surrealista sobre lo que esos días en casa, en los que no se podía salir salvo para comprar, dieron de sí en uno de tantos hogares españoles: con su mirada incisiva y una voluntad que parece ponerse por montera la máxima de querer sorprender al lector cada día, Coyote plasma en el papel, sin ningún tipo de rubor, todo aquello que cabía ser traducido del pensamiento a la narrativa secuencial, ya fuera cargar contra políticos, ya reflejar la desolación de las calles o los aspectos más cotidianos de su vida intramuros.

Quizás el discurso global, trufado como está de tantas miradas y tan numerosos ángulos, carezca de coherencia plena o de un mensaje claro. Pero esto, en lugar de alzarse como un defecto de ‘Días de alarma’, debería ser considerado en todo caso, no una virtud, sino una cualidad que calca a la realidad que nos rodeó, una realidad que, más allá de la monotonía que podían plantear los días, nunca era la misma, siempre atenta a las cifras, a las noticias y a la esperanza de que todo terminara y muy atenta a que no nos pasara más factura de la estrictamente necesaria. Sólo los años por venir podrán afirmar con certeza qué secuelas nos dejó —y nos está dejando— esta pandemia dispuesta a cambiar por completo la faz de la humanidad, pero aquí quedan encerradas, en ochenta virtuosas páginas, reflexiones ad hoc, instantáneas y espontáneas, sobre aquellos días de estado de alarma que, esperemos, nunca volvamos a ver repetirse.

Días de alarma

  • Autores: Víctor Coyote
  • Editorial: Salamandra Graphic
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 80 páginas
  • Precio: 17,10 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.