‘Demon de Garth Ennis Volumen 1’, violencia en verso

Dejen paso a un torbellino llamado Etrigan. Recuerdo una entrevista que le hacían a Garth Ennis en la que recordaba un poco sus trabajos más antiguos. Obviamente, esta colección salía a relucir y contaba que las ventas eran tan malas que nadie le puso trabas a las alocadas ocurrencias que se sacó de la chistera junto a John McCrea. Daba un poco igual, y quizás ese fue el secreto de su éxito, la libertada con la que contaron para plasmar algunos de los momentos más delirantes que han sido impresos en un comic. Parte de esos comics (serán recopilados en su totalidad en dos volúmenes) los podemos disfrutar en este ‘Demon de Garth Ennis Volumen 1’, y nos da lo que promete.

La primera lección que nos enseña el guionista irlandés es que, para que un tebeo sea bueno y capte la atención del respetable, no hace falta ser para todos los públicos. Tal y como veríamos más adelante (Predicador, Hellblazer, Hitman) una de las señas de identidad de Ennis es la violencia como algo normal, sí, está en primer plano y, en muchas ocasiones, la sangre puede llegar a salpicarnos, pero es un tema que lo trata con suma normalidad, convirtiéndose en un elemento nada gratuito de la historia en sí misma. Una historia que cuenta con Jason Blood, creación de Jack Kirby, cuya dualidad le permite convertirse en el demonio Etrigan, un “monstruo” que años más tarde tendría otra versión algo más adulta por parte de Alan Moore, modelo que toma Ennis en su etapa.

Como hemos dicho un poco más arriba, la serie no estaba en su mejor momento, así que los autores se plantearon un punto de inicio bastante simple que les permitiera sacar el mayor jugo al personaje. De esta manera nos encontramos con el bueno de Etrigan que es nombrado el sicario oficial del Infierno, un cargo que tiene su buena cuota de responsabilidades: tiene carta blanca para cazar a todos los demonios que pululan libremente por La Tierra pero que se encuentran ilegalmente. Que a nadie le quepa la menor duda que mucho volverán al Inframundo por las buenas o, serán bastante, por las malas.

En Demon, Garth Ennis se encuentra completamente desatado, inventándose toda clase de locuras que, de otra manera y en otra colección, no habría sido posible que viera la luz. Su fiel colaborador John McCrea se permite el lujo de soltarse la melena con un estilo aun más suelto y eléctrico que de costumbre, provocando una deformación física en algunos de los personajes que le viene de perlas al tono gamberro y canalla de la obra. Esta es solo la primera tanda de episodios, las ventas seguían sin acompañar y a estos dos tipos no se les ocurría otra cosa nada más que ser aún más brutos. ¿Qué podemos decir? Pues que lo mejor está por llegar. Risas, violencia y un poco de misticismo. ¿Se puede pedir más?
[Grade — 8.50]

Demon de Garth Ennis Volumen 1

  • Autores: V.V.A.A.
  • Editorial: ECC Ediciones
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 296
  • Precio: 29,50 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario