‘Custodia compartida’, Mafalda con mala uva

Por si no quedó claro hace unos días cuando apareció por estas mismas líneas la entrada que le dedicamos a ‘Simplemente Quino’, volvamos a insistir en que, al menos para el que esto suscribe, Mafalda es uno de los pináculos del noveno arte y una figura que, habiendo irrumpido en mi vida en esa delicada etapa que es la adolescencia, jugó un papel fundamental en el paso a la edad adulta. Lejos de estar exagerando, la cínica forma de Quino de ver el mundo, y la manera en que ese cinismo se mezclaba con candidez y se ponía en boca de Mafalda o de cualquiera de los personajes que la rodeaba sigue siendo, a día de hoy, parte integrante de cómo este redactor afronta la realidad que nos rodea, esa contra la que hemos de luchar día a día y ante la que no hemos de rendirnos.

No pocas son las concomitancias que Custodia, la irritante niñita creada por Pablo Velarde para ‘El Jueves’ guarda con Mafalda. De hecho, como reza el titular, si hay una forma breve de definir a ‘Custodia compartida’ es como una versión con muy mala uva y mayores cargas de cinismo que aquellas que subyacían del inmortal personaje argentino. Y, claro está, que las páginas de un tebeo puedan hablarse de tú a tú con tan puntal título de la historia del cómic afirma con contundencia de las sobresalientes capacidades de “Judas” para conseguir, no ya moverse con igual intensidad entre la risa y la reflexión hacia la sociedad actual —algo que hace con facilidad suma— sino explotar la primera de tal manera que trascienda la carcajada y provoque en no pocos momentos en el lector auténticos ataques de esos que duran minutos y uno no es capaz de refrenar.

Es desde el punto de vista gráfico donde Velarde se separa por completo de las posibles similitudes que podrían apuntarse hacia el trabajo de Quino —unas similitudes que no pasan, obviamente, por el hecho de que la protagonista sea una pequeña que vive entre los dos mundos completamente diferentes que son los hogares de sus padres divorciados— y, en cierto modo, se acerca a Bill Waterson y, cómo no, a ‘Calvin & Hobbes’. Mucho hay del estilo suelto del artista estadounidense en la configuración de los personajes de Velarde, si bien el español tiende de forma mucho más obvia hacia la exageración y la caricatura de cómo lo hacía el creador de la MEJOR tira cómica de la historia del medio. Con tales padrinos espirituales —que lo mismo son cosa mía y “Judas” no tuvo a ninguno en mente mientras elaboraba las espléndidas páginas que recopila Dibbuks— creo que resulta tremendamente obvio que es la lectura de ‘Custodia compartida’ uno de esos momentos álgidos del año que se antojan como firmes contendientes a formar parte de la selección de lo mejor de 2017. De acuerdo, estamos a marzo y quizás sea muy pronto para empezar a configurar lo que todavía va a tardar nueve meses en decidirse, pero que ya nos lo estemos planteando es signo inequívoco de la grandeza de este genial tebeo.

Custodia compartida

  • Autores: Pablo Velarde
  • Editorial: Dib-buks
  • Encuadernación: Rústica con solapas
  • Páginas: 190 páginas
  • Precio: 19 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector apasionado. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de adopción. Treintañero para cuarentón. ¡Ah! y escritor compulsivo tanto aquí como en Blog de cine.

Compartir este Artículo en

2 Comentarios

  1. Ese no lo he leído, me lo dejo apuntado por si a alguien se le ocurriera editarlo 😉

Deja un Comentario