‘Creepy presenta: Alex Toth’, terror de corte clásico

COB Creepy Alex Toth

Después de los volúmenes dedicados a Richard Corben y Bernie Wrightson, la línea ‘Creepy presenta’ continúa con una nueva entrega que nos presenta todos los trabajos que Alex Toth realizó para las míticas cabeceras ‘Creepy’ e ‘Eerie’. Tal y como nos comenta Douglas Wolk en el prólogo de este tomo, Toth es un dibujante que, a pesar de su talento y de su longeva trayectoria, no cuenta en su haber con ninguna obra maestra. Al menos, ninguna que se considere como tal entre el gran público. Esto se debió en parte a los continuos cambios de registro de este autor, que tocó todos los palos habidos y por haber: el western, los superhéroes, la comedia, las historias románticas y, por supuesto el terror. De hecho, fue incluso el primer dibujante de Torpedo, personaje al que abandonó tras un par de historias al no comulgar con su vitriólico sentido del humor.

‘Creepy presenta: Alex Toth’ recopila en un único volumen las historias de terror que dibujó Toth para las dos revistas citadas anteriormente, las cuales se dividen en tres etapas diferenciadas. La primera se desarrolló entre 1965 y 1966, cuando Toth comenzó a colaborar con ‘Creepy’ ilustrando los guiones de Archie Goodwin, que era el principal escritor de la cabecera en aquella época. Son las historias de corte más clásico de este tomo, de en torno a seis páginas de extensión, con un regustillo a las narraciones breves de Poe, e, invariablemente, con una sorpresa para el lector al final de cada una. Ese planteamiento clásico contrasta con las dinámicas y atrevidas composiciones de página de Toth, que tienen un acabado muy moderno pese a que se publicaran hace la friolera de cincuenta años. La mejor de estas historias, por su poderío visual, es “Un despertar muy desagradable”.

alextothcreepy

La siguiente etapa que se recoge en este volumen nos remite a mediados de los años 70 cuando, tras un parón para dedicarse a otros menesteres, Toth regresó a ‘Creepy’. En estas historias ilustra los guiones de otros autores, como Gerry Boudreau (que escribe la bogartiana “El fantasma de la isla del placer”) y Rich Margopoulos (que guioniza la claustrofóbica “¡Atrapado!”, en la que Toth se luce con sus composiciones de página). En esa misma década de los 70 también encontramos historias guionizadas por el propio Toth, que parten de premisas muy originales, aunque en ocasiones pecan de un exceso de verborrea en lo diálogos y los textos de apoyo. Destaca “Tibor Miko”, que nos cuenta la historia de un piloto que, en pleno vuelo, tiene un inquietante encuentro. Con una tremenda economía narrativa, sugiriendo más que mostrando, Toth desarrolla una historia que produce un enorme desasosiego.

La tercera y última etapa que se recoge en este volumen nos traslada al principio de la década de los 80, con varias historias en las que Toth entintó los lápices de otros dibujantes, como Leo Durañona, Alexis Romeo y el emblemático Carmine Infantino. De esta década procede también una de las mejores historias de este volumen, “¡Supervivencia!”, que nos demuestra cómo el odio, la codicia y la falta de solidaridad acaban con las esperanzas de que los últimos supervivientes sobre la tierra puedan llegar a entenderse. Ya por último, el volumen se completa con las historias que Toth ilustró para la cabecera ‘Eerie’, en los años 60 y 70, con guiones de Archie Goodwin, Bill Dubay y Steve Skeates.

Creepy presenta: Alex Toth

  • Autores: VV.AA.
  • Editorial: Planeta Cómic
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 168
  • Precio: 25 euros

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.