‘Cráneo de azúcar’, Burns no defrauda

Craneo de azucar

Dos años han tenido que pasar para que hayamos podido asomarnos por fin al cierre de esta pesadilla magistral con la que Charles Burns ha terminado por construir lo que vaticinábamos allá por mayo de 2013 en la reseña correspondiente a ‘La colmena’. Decíamos entonces que después de lo que habíamos podido leer tanto en ‘Tóxico’ como en el citado álbum, la trilogía que terminaría en éste ‘Cráneo de azúcar’ se antojaba como la cumbre de lo que el artista estadounidense ha publicado hasta el momento. Considerando que eso incluye su vitoreada ‘Agujero negro’, que los aparentes desvaríos existenciales del protagonista de ésta trilogía fueran a ponerse por delante de uno de los libros de cabecera del cómic indie yanqui era más bien la expresión de un deseo inconsciente —soy de esos a los que la mencionada novela gráfica no termina de llenar— que una realidad plausible.

Afortunadamente ese deseo se ha hecho realidad y, en lo que a servidor respecta, la culminación de las «aventuras» —por llamarlas de alguna manera— de Doug y su tintinesco otro yo se cierran con 72 páginas de cómic puro y duro que, al tiempo, se sienten como epítome de las obsesiones del artista y como mejor exponente de sus modos narrativos y de ese trazo tan característico e identificable.

Ahora bien, una cosa es poder calificar a ‘Cráneo de azúcar’ —y sus dos soberbias predecesoras— en términos sobresalientes, y otro muy distinto tener que ingeniárselas para escribir sobre la conclusión de la trilogía sin desvelar cuál es ese misterio del pasado del torturado protagonista que hace que su existencia siempre esté al borde del abismo y le aparte una y otra vez de lograr una felicidad que parece rehuirle a cada cruce de caminos. Sólo diré que, alternando —aunque con menos intensidad que en los álbumes anteriores— la narración entre consciente e inconsciente, realidad y lisergia (o enajenación), lo que aquí se plasma ya quedó brevemente sembrado en la segunda entrega, y ese capítulo que tanto tortura a nuestro particular héroe encuentra aquí, por fin, demoledora respuesta.

Más allá de eso, desvelar lo mucho que le aguarda al que se acerque a las páginas de Burns es casi un pecado capital por cuanto, y esto es una percepción personal, a menor conocimiento previo de aquello alrededor de lo que orbitan ‘Tóxico’, ‘La Colmena’ y ‘Cráneo de azúcar’, mejor. Baste afirmar que ese desasosegante nihilismo que siempre ha caracterizado al autor se encuentra aquí elevado a su enésima potencia y que, finalizada una lectura con un bucle que sólo puede ser calificado como magistral, la clara determinación que debería reposar sobre los hombros del lector es agarrar de nuevo los tres volúmenes, buscarse el rincón más cómodo de su hogar y acometer de una sola sentada la inmersión en un universo tan fascinante, tan absorbente y tan inquietante que, sin duda, pone a su artífice a una altura que probablemente le sea difícil volver a alcanzar.

Cráneo de azúcar

  • Autores: Charles Burns
  • Editorial: Random House Mondadori
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 72 páginas
  • Precio: 23,65 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

2 Comentarios

  1. La verdad es que me llama bastante la atención, y más aún después de leer tu reseña. Sin embargo, no creo que me atreva a acercarme a él con ese precio. Se les ha ido completamente de las manos a estos de Random House, sobre todo en comparación con los anteriores volúmenes. Supongo que me esperaré a una futura reedición en formato integral.

    • Hombre Delaxon, en lo que comentas respecto al precio no te falta razón, pero también es incuestionable que la edición de Random House es exquisita y de una calidad que, hasta cierto punto, justifica el desembolso.

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.