‘Capitán América. Operación renacimiento’, primer contacto

Como quedó claramente expuesto en la entrada que dedicamos, hace poco más de seis meses, a recoger lo mejor que el 2018 nos había dejado en términos de cómic estadounidense, la estancia de Mark Waid y Chris Samnee a bordo del ‘Capitán América’ se saldaba, de forma breve e intensa, como una de las que mejor habían sabido entender al personaje. Pero esta fantástica interpretación de lo que hace al personaje tan atractivo aún después de ochenta años de historia no era la primera vez que Waid le tomaba el pulso a Steve Rogers, y ahora Panini se encarga de recordárnoslo reeditando, en dos volúmenes, la que fuera primera de las tres ocasiones en que el guionista ha comandado el destino del centinela de la libertad —la segunda, por si alguien se lo pregunta, fue la que acompañó al Capi de vuelta de la pesadilla a la que lo sometió el ‘Heroes Reborn’ y los pechos imposibles de Rob!.

Viajamos pues a mitad de los noventa, a un momento en que Marvel está «más perdida que Spiderman en un descampado» —perdón— y las ideas que salen de la casa de «ídem» no dan pie con bola. En esta tesitura, las cabezas pensantes deciden, tras haber acabado con la vida de Rogers, traerlo de vuelta en una de esas maniobras que tanto le critican a los cómics de superhéroes aquellos que no tragan con el status quo. Y para hacerlo, echan mano de un artesano de eficacia más que probada, un escritor que siempre que toca algo lo convierte como mínimo en interesante cuando no en lectura obligada —y ahí me estoy refiriendo, claro está, a títulos como ‘Kingdom Come’, su estancia en ‘Daredevil’, su año de ‘Viuda Negra’ o, insisto, los diez números junto a Samnee del Capi— y que, en esta ocasión, no defraduda con una aventura vibrante, de esas que cabría señalar como ejemplares dentro de los esquemas de Marvel por cuanto entiende muy bien lo que tiene que darle al lector —entretenimiento puro y duro— y la forma en la que tiene que dárselo.

Bajo un planteamiento que mezcla el renacer del Capi con la presencia de Sharon Carter, Cráneo Rojo y el cubo cósmico —ese que sería reinterpretado en el UMC como una de las gemas del infinito—, si del trabajo de Waid lo peor que se puede decir es que se pasa en un suspiro, al de Ron Garney a los lápices cabría sacarle los colores por las muchas similitudes que, en su planteamiento gráfico, acercan el estilo del novato dibujante que era entonces al de Andy Kubert. ¿Es esto negativo? Para nada: cuajadas de espectaculares encuadres y de secuencias de acción resueltas con una soltura propia de alguien con mucho mayor recorrido profesional, las páginas de Garney están tan repletas de imágenes icónicas, que no os debería extrañar estar familiarizados con algunas de ellas aún sin haberos acercado nunca a los diez números que conformaron su primer aterrizaje en la vida del personaje y que, casi veinticinco años más tarde, mantienen incólumes toda su frescura y vigencia. Y eso, queridos lectores, ya es decir muchísimo más que la inmensa mayoría de títulos, coetáneos con éste, que Marvel publicó en aquellos tumultuosos tiempos. ‘Nuff said!!!

Capitán América. Operación renacimiento

  • Autores: Mark Waid y Ron Garney
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 144 páginas
  • Precio: 17,10 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.