‘Camaleón’, masticando asfalto

Reedición en rústica de un álbum que ya publicaron en cartoné hace seis años con el mismo contenido —incluyendo la locuaz introducción de Hernán Migoya—, sorprendía entonces y sorprende aún más ahora que ‘Camaleón’ sea casi un hecho único y aislado en la producción de Carlos García López (Perro), un artista que irrumpió en la escena tebeística a finales de los noventa con las páginas que aquí podemos contemplar, que después de ellas abordó un título de nombre ‘Desalmado’ con guiones de Migoya y que después desapareció del mundo del tebeo para dedicarse a otros menesteres gráficos. Y si sorprende es por una sencilla razón: resulta incomprensible que un talento tan asombroso como el que cabe encontrar en todos y cada uno de los relatos cortos que conforman esta portentosa lectura, no siga dibujando tebeos de manera febril y regalándonos a los lectores ese asomarse a pozos del alma humana llenos de alquitrán y desesperación.

Porque, aderezado con otras cualidades, eso es lo que podemos encontrar en un tebeo que, como bien apunta una de las solapas de esta nueva edición, sale a combatir sin guantes al mismo cuadrilátero del noir en el que encontramos auténticos pesos pesados como ‘Alack Sinner’, ‘Torpedo’ o ‘Sin City’ y sale muy airoso de tan singular pugna sobre la lona del noveno arte. Y lo consigue, en primera instancia, gracias a un personaje que, como todo GRAN personaje del género, es tan atractivo como desagradable, tan carismático como deleznable, tan amoral como virtuoso. Un personaje de esos que cruzaríamos la calle para no tener que pasar cerca suya pero que querríamos a nuestro lado si las cosas se nos torcieran lo más mínimo. Un personaje que hace lo que tiene que hacer para sobrevivir en la pequeña pecera llena de pirañas en la que le ha tocado vivir y que no tiene a su disposición más opciones que lidiar con lo peor de la raza humana.

Y mientras Perro nos introduce en ese submundo poblado por personajes caricaturescos que no son sino fiel y a la vez pervertido reflejo de los oscuros recovecos de lo que nos hacer ser humanos, lo que encontramos en términos gráficos es de un estilo tan personal, tan rudo y nada rudimentario, tan conocedor de las articulaciones que engranan el arte secuencial que, insisto, uno no puede más que lamentar, y lamentar sobremanera, que el señor Carlos García lleve más de tres lustros privándonos de su ejemplar manera de narrar. Sí, siempre nos quedará releer una y otra vez estás páginas y las escuetas 48 que conforman ‘Desalmado’ para intentar extraer, cual alquimistas, hasta la última onza de magia en viñetas que en ellas se destila. Pero, creedme, llegará un momento en que necesitaréis más y maldeciréis a Perro y al día en que os asomasteis a ese vacío insondable, descarnado y sublime que es ‘Camaleón’ y este os devolvió el favor con una hostia y un “piérdete”.

Camaleón

  • Autores: Carlos García “Perro”
  • Editorial: La Cúpula
  • Encuadernación: Rústica con solapas
  • Páginas: 100 páginas
  • Precio: 16,05 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.