‘Borderlands’, de la consola a la página impresa

Para bien —que es lo que quiero creer, que fue para bien— o para mal, a pocos meses de que mi hija naciera decidí que la presencia de la PS3, las horas que en ella invertía y el dinero que se iba en juego tras juego del invento de Sony era algo que no quería que estuviera presente en mi vida diaria toda vez mi pequeña estuviera en este mundo. Con mucho aplomo y resuelto a dejar mi etapa “videojugona” atrás, vendí el cacharro, adquirí un reproductor de Blu Ray con parte del dinero conseguido y, poco a poco, me aleje de la costumbre de entrar en los dos o tres sitios web en los que me mantenía al día de las últimas novedades en esos títulos a los que había que echar horas y ganas, sí o sí. Pero antes de que eso ocurriera, uno de aquellos que tuve que dejar de lado para priorizar entretenerme con otros fue ‘Borderlands’, el FPS de ciencia-ficción desarrollado por Gearbox que vendió millones de copias y generó espléndidas críticas en el momento de su lanzamiento allá por 2009.

No queriendo dejar escapar el enorme tirón que tenía el título multiplataforma, IDW se puso manos a la obra para ofrecer en 2012 una miniserie de cuatro números que, con el título de ‘Orígenes’ y centrada en cada uno de los cuatro protagonistas de ‘Borderlands’ —ya sabéis, Brick, Lilith, Mordecai y Roland—, explorara parte de su pasado y del porqué se encontraban en Pandora, el mundo en el que se desarrolla todo, cuando arranca la acción del primer juego. Una miniserie que la editorial completaría en los dos años sucesivos con ‘La caída de Fyrestone’ y ‘Tannis y la Cámara’ y que, conformando una trilogía, sirven de perfecta antesala a lo que cada uno experimentara con el mando de su consola en ristre.

Huelga decir que, absoluto desconocedor de todo el entramado de la historia ideada por Mikey Neumann para las muchas horas de juego original, el temor de acercarme a los tres volúmenes en los que Fandogamia ha recogido las minis americanas era más que obvio. Y he de confesar que pese a ser consciente de estar perdiéndome mucho por no haber accedido en su momento al juego, lo que aquí me he encontrado es, de una parte, suficientemente asequible como para ser disfrutado de forma aislada y, de la otra, endiabladamente entretenido, simpático —el sentido del humor que gasta Neumann funciona a la perfección— e intrigante como para plantearme, tantos años después, intentar buscarlo a buen precio en su versión para PC y descubrir qué diantres se oculta tras la cámara que sirve aquí de principal McGuffin. Ello, unido al más que correcto trabajo del malagueño Agustín Padilla, que fusiona estilos y acerca su trazo al amerimanga sin perder cierta personalidad europea, hace de la trilogía de ‘Borderlands’ una lectura que, recomendable para aquellos que no se hayan acercado nunca al videojuego, es casi perenigraje obligado para los que sí lo hayan hecho si quieren descubrir —y no lo sabéis, pero queréis hacerlo— qué pasó antes de que la historia comenzara en el televisor o la pantalla de su ordenador.

Borderlands

  • Autores: Mikey Neumann & Agustín Padilla
  • Editorial: Fandogamia
  • Encuadernación: 3 vols. rústica
  • Páginas: 110 páginas c/u
  • Precio: 9.50 euros los dos primeros: Amazon y Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector apasionado. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de adopción. Treintañero para cuarentón. ¡Ah! y escritor compulsivo tanto aquí como en Blog de cine.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario