‘Batgirl: la chica murciélago de Burnside’: esto es lo que buscabas, nueva lectora

batgirl01En poco espacio de tiempo han coincidido en las librerías especializadas dos títulos protagonizados por sendas superheroínas, cada una de una de las grandes editoriales, Marvel y DC, que tenían en común una vuelta a los orígenes del género, pero, sobre todo, un afán por encontrar un nuevo lector joven, y especialmente a las nuevas lectoras. El género femenino ha sido tradicionalmente un sector alejado de todo el círculo “friki” de aficiones como los videojuegos, la informática, los juegos de rol o los cómics. Pero esta brecha, que era innegable hace veinte años, ha sido afortunadamente salvada. Cada vez encontramos a más chicas que confiesan ser jugonas o lectoras de cómic (o incluso autoras) y lo admiten sin tapujos ni atenuantes. Y eso es bueno.

Esos dos títulos que citábamos, que son las nuevas etapas de ‘Batgirl’ y ‘Ms. Marvel’ respectivamente, aportan al gastado género de superhéroes un aire fresco y moderno, además de un toque femenino que es de agradecer tras prácticamente 50 años de total hegemonía masculina. En el caso de ‘Ms. Marvel’, esa distinción viene de G. Willow Wilson, la guionista de la obra; en el de ‘Batgirl’, por su dibujante Babs Tarr. Ambas son autoras jóvenes que, además, se han criado en una era digital: tienen múltiples cuentas en redes sociales (Tarr incluso procede de la cantera de Deviantart.com) y manejan con envidiable soltura ese tú a tú con el lector en internet.

Hoy queremos centrarnos en ‘Batgirl’, heroína de la que esta etapa representa un nuevo inicio con un enfoque sencillo y próximo a la esencia del superhéroe. Cameron Stewart (‘Sin título’) y Brenden Fletcher ponen como excusa para este arranque la mudanza que hace Barbara Gordon (ya sabéis, hija del comisario Gordon y justiciera nocturna) a Burnside, el barrio más guay de Gotham. Allí, Barbara intentará continuar sus estudios universitarios, hacer nuevos amigos y, por supuesto, investigará casos como Batgirl. Sus incursiones nocturnas tendrán un punto de inflexión cuando se dé cuenta del potencial que tienen las redes sociales para difundir su imagen… pero ello también se volverá en su contra.

batgirl04Stewart traza en esta colección una historia no demasiado complicada, que apela al espíritu clásico del género, pero actualizado. Aquí, Barbara es una estudiante de posgrado que intenta conciliar su vida “civil” con la social, pero en un escenario contemporáneo, donde las redes sociales crean una identidad que a veces suplanta a la real (y de hecho, esto es lo que ocurre en la historia). Stewart, que es capaz de crear historias enrevesadas y filosóficas como la excelente y ya mencionada ‘Sin título’ (Astiberri), baja aquí el nivel, pero no para crear un producto inferior, sino para dirigirlo correctamente a una audiencia diferente: la del lector joven, especialmente a la nueva lectora que pueda sentirse identificada con los personajes que plantea, un lector al que no le interesa la continuidad de los últimos veinte años, que simplemente quiere una historia divertida, entretenida, y que refleje su propio mundo. Y eso Stewart lo hace estupendamente. Pero si sólo fuera eso, un producto para adolescentes, podría parecer inferior, pero como lector adulto, he de decir que el cómic es excelente, no sólo por la sencillez a la vez que brillantez del guion, sino por, y aquí viene lo mejor, la excelentísima labor de Babs Tarr a los lápices y Maris Wick al color. El estilo es una amalgama entre los mejores rasgos del género y el manga, sin nunca terminar de definirse, con una narración muy ágil y un trabajo de color realmente fabuloso. El lápiz de Babs tiene algo también del estilo del propio Stewart, y recuerda en cierta forma al de Jen Wang (‘En la vida real’, editada por Sapristi), por esa confluencia de estilos.

batgirl_chica_murcielago_burnsideEsta nueva etapa de ‘Batgirl’ es un sorpresón sólo comparable al de su título gemelo de la Casa de la Ideas, ‘Ms. Marvel’. Ambos discurren paralelos en el sentido de que abren una vieja casa llena de telarañas a unos nuevos invitados. Con cómics como estos, y deberían tomar nota todos los editores, el recambio generacional de lectores estaría asegurado.

Etiquetas

Josep Oliver @cisnenegro

Lector todoterreno, filólogo de vocación, actualmente profesor de Literatura en Secundaria. En esto del cómic he intentado tocar todos los palos: en el teórico, he escrito diversos artículos académicos; en el práctico soy coautor del cómic “El joven Lovecraft”, y como crítico y divulgador de cómic escribo en varias publicaciones. Mantengo el blog Cisne Negro desde hace más de diez años.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario