‘Authority: El Año Perdido’, lo que pudo ser pero no fue


Aún recuerdo el anuncio hace ya algunos años de la llegada de uno de los autores más punteros de la industria a la serie cañera por excelencia, el grupo de superhéroes que revolucionó el concepto de este tipo de comics con un planteamiento extremo que pocas veces habíamos visto antes. Si a esto le añadimos un nombre como el de Grant Morrison, famoso por no dejar indiferente a nadie con sus guiones, el frotamiento de manos del fándom fue poco menos que unánime. Pero, no todo fue de color de rosa. Lo que en un principio se antojaba una etapa larga y próspera en la que volveríamos a divertirnos con las “cafradas” de turno, terminó demasiado pronto. Atrás quedaban dos volúmenes imprescindibles de Authority en los que Warren Ellis, primero, y Mark Millar, después, dejaban claro que esto no era un juego de niños. Aunque Morrison se quitara de en medio a las primeras de cambio, este ‘Authority: El Año Perdido’ cuenta con el suficiente interés como para que lo analicemos en esta página.

La publicación de este tercer volumen de la serie (tras Ellis y Millar llegarían Robbie Morrison y Ed Brubaker) no fue demasiado adecuada. Supuestamente debería aparecer una nueva entrega cada dos meses, sin embargo, la cosa empezó a dilatarse en el tiempo y pasaban los días en blanco entre número y número. Hasta que la situación editorial se hizo insoportable y los autores implicados dejaron la cabecera para encargarse de otros proyectos. La culpa, en esta ocasión, recaía sobre el escritor de Glasgow que, al parecer, poco o nada tenía planeado más allá de la segunda entrega, de ahí los continuos retrasos. Es en este momento en el que entra en escena Keith Giffen, un hombre de la casa que, siguiendo los parámetros dictados por Morrison, continuaría con la historia hasta finalizarla. Un relato que se prolongará a lo largo de doce números recogidos aquí por ECC Ediciones en un esplendido tomo que alegrará a más de un seguidor de la formación.

El planteamiento de este “Año Perdido” es bien sencillo y vamos a intentar resumirlo de manera somera. Existen tierra paralelas y en cada una de ellas hay una versión de Authority. El grupo original irá visitando (dando saltos desde su Transporte a través de la Sangría) todos estos lugares, verán la mala situación en la que viven los habitantes del lugar (normalmente por culpa de los Apollos y Midnighters de cada una de las tierras), darán solución al problema y seguirán su camino hasta la próxima parada. Sí, un desarrollo de la idea “El poder absoluto acaba corrompiendo a cualquiera”. Todo funciona bastante bien, Giffen aporta sus buenas dosis de humor, incrementadas cuando se le une su antiguo socio J.M. DeMatteis. En el apartado gráfico vamos a tener un baile de dibujantes bastante importante, gente como Gene Ha, Brandon Badeaux, Darick Robertson, Jerry Ordway, David Williams, Joel Gómez, Brian Stelfreeze, J.J. Kirby y alguno que otro más. Una lectura bastante interesante y ligera que cumple con su cometido, entretener sin pedirle demasiada transcendencia, algo, que quizás sí se hubiese podido exigir, si Morrison hubiese permanecido.
[Grade — 8.00]

Authority: El Año Perdido

  • Autores: V.V.A.A.
  • Editorial: ECC Ediciones
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 304
  • Precio: 29,50 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.