‘Assassin’s Creed: Brahman’, mejorando el videojuego

Assassin's creed. Brahman

Desconozco cómo habrán sido sus últimas entregas dado que dejé de jugar al megaventas de Ubisoft tras su segunda parte, pero lo cierto es que, más allá de lo reiterativo de su mecánica y de la incuestionable espectacularidad visual de su motor virtual —eso de poder visitar con todo lujo de detalles el Duomo florentino me dejó patidifuso en su momento— si por algo merecía seguir haciendo fases y fases que costaba diferenciar era por la esperanza de que, en algún momento, la espléndida premisa de partida que era esa organización en la sombra llamada Abstergo y los intentos por decodificar la información acerca de la hermandad de asesinos que estaban ocultos en los genes de los incautos que caían en sus redes, llegara a algún puerto.

Tanto o más interesante aún que una trama algo diluida entre tantísimas horas de juego, ha sido desde el momento en que fue publicado el primer volumen, acercarse a los tres títulos que hasta ahora ha publicado Panini en el universo de ‘Assassin’s Creed’. Tres tomos escritos por Karl Kerschl y dibujados por Cameron Stewart —a los que se une en éste último Brendan Fletcher— que nos acercan a historias insertas en el microuniverso del multiplataformas y que, sin lugar a dudas, son mucho mejores en su concisión que la fina línea que, como decía, define el hilo argumental de las diversas partes que hasta la fecha han salido editadas.

Assassin's creed. Brahman-interior

De ello —de que la lectura de cualquiera de los volúmenes de ‘Assassin’s Creed’ sea mejor que cualquiera de los juegos— han sido ecuánimes responsables hasta el momento, y siguen siéndolo aquí, tanto un Karl Kerschl que, respetando la idiosincrasia del producto original, ofrece historias cohesivas, entretenidas hasta decir basta y que, autoconclusivas todas ellas, sirven para adentrarse de forma bien diferente en el universo de los asesinos; como un Cameron Stewart soberbio, cuyos lápices y narrativa son el complemento perfecto a las tramas urdidas por Kerschl.

‘Brahman’, como podrán imaginar, no es una excepción a esta regla, y tras haber centrado los dos primeros volúmenes de la serie en un asesino ruso llamado Nikolai Orlov, los autores cambian de tercio para mudarse a la India y narrar las aventuras de un diseñador de hardware que, por error, descubre el acceso a la información encerrada en su código genético y el de su novia, una actriz de renombre con la que comparte algo más que el piso. Vibrante, de ritmo incesante y nada acomodaticia en lo que a su resolución se refiere, ‘Assassin’s Creed: Brahman’ es una lectura más que recomendable, hayas jugado o no al título del que proviene.

Assassin’s Creed: Brahman

  • Autores: Karl Kerschl, Brendan Fletcher y Cameron Stewart
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Rústica con solapas
  • Páginas: 112 páginas
  • Precio: 12 euros

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.