‘Asgard. Integral’, épica multireferencial

Asgard portada

Allá por 2008 (parece mentira que hayan pasado seis años) Dib-buks publicaba el volumen integral de ‘IAN’, una historia escrita por Fabien Vehlmann, dibujada por Ralph Meyer y recomendada por el mísmisimo Moebius como “una excelente historia de ciencia-ficción”. Lejos de querer llevarle la contraria al desaparecido maestro, lo cierto es que ‘IAN’ se alzaba entonces como una de las mejores historias del género que ha visto el noveno arte, ya fuera por acción directa del guión urdido por Vehlmann acerca de las inteligencias artificiales, ya por lo sublime del trabajo de Meyer, un artista incapaz de ocultar en sus portentosas planchas las grandes influencias del alter ego de Jean Giraud.

Lectura de cabecera desde entonces, decir que llevaba tiempo esperando que alguna editorial española se decidiera a publicar algo del material que al otro lado de los Pirineos ha visto la luz amparado en los lápices, tintas y colores de Meyer, es quedarse muy cortos. Es por este motivo, indudablemente, que si había una lectura del pasado Salón del Cómic de Barcelona a la que le “tenía ganas”, esa era ‘Asgard’, otro volumen integral que recoge los dos álbumes publicados en Francia por Dargaud y que nos ofrece un nuevo recital narrativo por parte del artista que no ha hecho más que crecer en los cinco años que originalmente separan a esta historia de vikingos de la conclusión de ‘IAN’.

Si en términos generales es muy escaso lo que podría llegar a reprochársele a la fantástica lectura que es ‘Asgard’, a la hora de hincar el diente en el dibujo, es imposible plantear conclusiones acerca del arte de Meyer que intente huir de una calificación que trasciende lo sobresaliente: con un color fantástico aplicado por él mismo y por Caroline Delabie, el trazo, composición y la narrativa del artista francés transmiten de forma inequívoca el magno sentido de lo épico en el que se arropa la totalidad del volumen, logrando con sus planchas que aquello que Xavier Dorison plantea en su guión tenga respuesta firme y espectacular en unas viñetas que no pueden (ni probablemente quieren) ocultar su claro talante cinematográfico.

asgard-interior

Otro tanto se puede decir del relato urdido por Dorison, un escritor irregular del que hablábamos hace bien poquito al hilo del tercer álbum de ‘Los centinelas’ que aquí encuentra una voz mucho más sólida que en los anteriores trabajos que le ha publicado Norma, aunque para ello recurra a convertir a su criatura en un inmenso crisol de referencias en el que se dan cita alusiones a instantes que tan pronto dimanan de la literatura, como dan paso al séptimo arte.

Entre los primeros, son muy evidentes lo mucho que se ha empapado Dorison la mitología nórdica (la nihilista idisioncrasia del pueblo vikingo, de sus dioses y del Ragnarok impregna toda la lectura de principio a fin) y la intensidad con la que le ha “tirado los tejos” a ‘Beowulf’, siendo el Asgard que da título a la historia un antihéroe con brutal carisma que mucho le debe al héroe legendario del relato anglosajón en verso.

Inevitables hasta cierto punto si de lo que se está tratando es de la mítica raza de guerreros, las dos referencias anteriores se unen a títulos del mundo del cine como alguna de las múltiples adaptaciones de ‘Beowulf’ (a la cabeza viene, más por lo espectacular que por su valía, la animada que llevó a cabo Robert Zemeckis), ‘Los Vikingos’ de Richard Fleisher o, cómo no, esa espléndida y muy reivindicable cinta de aventuras que es ‘El guerrero no.13’ (muy inspirada asimismo en ‘Beowulf’). Todas ellas, y alguna más menos honrosa, aparecen aquí y allá a lo largo de 120 páginas soberbias que, como siempre suele pasar con toda buena lectura, deja con ganas de mucho más…lástima que sea una historia cerrada, porque el personaje habría dado para una saga con alucinantes posibilidades.

Asgard. Edición Integral

  • Autores: Xavier Dorison & Ralph Meyer
  • Editorial: Norma
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas:120 páginas
  • Precio: 22 euros

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector apasionado. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de adopción. Treintañero para cuarentón. ¡Ah! y escritor compulsivo tanto aquí como en Blog de cine.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario