’15 historietas de casas encantadas’, no hay nada como el hogar

cubierta-CASA-ENCANTADAS_v2

Tenemos entre manos una nueva antología temática de la revista ‘Chtulhu’, cabecera que desde hace unos años aborda el género de terror en todas sus manifestaciones con el respaldo de Diábolo Ediciones. Después de dedicar especiales temáticos a los vampiros, a la ciencia-ficción oscura o al recurrente H. P. Lovecraft, en esta ocasión los autores participantes centran sus miradas en otro clásico del género: las casas encantadas.

El buen terror es aquel que surge de lo cotidiano, el que nos provoca desasosiego en aquellos lugares donde deberíamos sentirnos cómodos, aquel que nos asalta en nuestro refugio más íntimo e inexpugnable. En nuestro propio hogar, por ejemplo. O entre las cuatro paredes de un edificio en apariencia anodino, inofensivo, en el que se acaba desatando nuestra peor pesadilla. Quizá eso explique por qué las casas encantadas resultan tan recurrentes en el género. La literatura, el cine y los cómics nos han dejado multitud de obras en donde las casas —y sus siniestros inquilinos— son el epicentro de los sucesos que aterrorizan a los personajes y al espectador: ‘Horror en Amityville’, ‘La caída de la casa Usher’, ‘House on Haunted Hill’ (mejor la versión con Vincent Price), ‘Locke & Key’, ‘El resplandor’… Y esos fantasmas, asesinos, espectros y apariciones que pueblan hogares embrujados han dado incluso el salto de la ficción al mundo real, y por todo el planeta hay casas en las que más de uno jura y perjura que ocurren cosas extrañas: la Mansión Winchester, en California; el Loftus Hall, en Irlanda; o la cordobesa casa de las caras de Bélmez. Realidades incomprensibles, cuentos de viejas… Qué importa. Lo destacado de este asunto es hasta qué punto llegan a fascinarnos.

Esa larga tradición de hogares malditos es el caldo de cultivo para las propuestas que componen este ’15 historietas de casas encantadas’. Una antología con muy buen nivel en general, con historias que rondan las ocho o diez páginas, tanto a color como en blanco y negro. Abordarlas todas resultaría excesivo, así que voy a resaltar aquellas que más me han gustado. Empezamos por “Mi refugio”, protagonizada por un escritor que trabaja en su obra en una casa aislada en el campo, y que de pronto ve cómo algunos de los personajes que pueblan sus libros comienzan a aparecer en el mundo real. El guion es de David Braña, mientras que el excelente dibujo corre por cuenta de José Torres Brocal. Tenemos también “El actor”, una historia tan bien escrita por Álex Ogalla como ilustrada por Ernest Sala, con un joven actor de teatro como protagonista, al que se le ofrece la oportunidad de actuar ante sus ídolos a cambio de un precio.

“La casa de las siete condenas” se ambienta en el año 1600, protagonizada por un viejo conocido de la revista ‘Chtulhu’: El conjurador de tormentas. Cuenta con guion de Caesar y un dibujo terrorífico y vertiginoso, obra de Mauro Vargas. Una de mis favoritas, “Rojos labios de esfinge”, está protagonizada por su propio guionista, Taco, que acude ante la enorme estatua de una esfinge en busca de inspiración para una historia sobre casas encantadas. Un objetivo muy loable que le llevará, sin embargo, a cometer un cruento crimen. El dibujo lo firma Cabhur. Ya por último, otra de mis favoritas: “Imagina”, que plasma de forma magistral los terrores de un niño que está solo en su casa, en un edificio de apartamentos. Una magnífica historia de Damián y Javier Hernández. Estas, y las demás que dan forma a este volumen, nos aseguran una estupenda noche de lectura bajo la trémula luz de una vela mientras se desata una tormenta eléctrica al otro lado de la ventana.

15 historietas de casas encantadas

  • Autores: VV.AA.
  • Editorial: Diábolo Ediciones
  • Encuadernación: Rústica con solapas
  • Páginas: 192
  • Precio: 11,95 euros

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario