‘Ralph rompe Internet’, derroche de imaginación

Tres eran los estrenos por los que servidor tenía especial interés este pasado puente de la Constitución. Y de los tres, sobre los que iba a escribir y publicar entradas esta semana que hoy empieza, al final sólo uno, el que hoy nos sirve para arrancar actividad, es el que va a ver la luz de esta nuestra Fancueva. ¿Que cuáles eran los otros dos? El primero, el esperado remake de ‘Suspiria’ (id, Luca Guadagnino, 2018). El segundo, esa nueva versión de las aventuras de Robin Hood protagonizada por Taron Egerton y Jamie Foxx. Los motivos por los que ninguna va a aparecer por estos lares, bien distintos: ‘Suspiria’ no ha llegado a estrenarse en ninguno de los dos cines que tengo a mi disposición, así que habrá que esperar a que llegue a formato doméstico para poder disfrutar de ella. Y ‘Robin Hood’ (id, Otto Bathurst, 2018) sí ha llegado pero le están lloviendo hostias como panes, así que paso de tirar el dinero.

Disquisiciones laterales al margen, la “rabia” de no poder ver lo que ha hecho Guadagnino con la revisión de la legendaria cinta de Dario Argento —lo de ‘Robin Hood’ me da exactamente igual—, ha quedado algo mitigada gracias a la espléndida experiencia que ha sido volver al universo de ‘¡Rompe Ralph!’ (‘Wreck-It Ralph’, Rich Moore, 2012), reencontrarme con el mastuerzo fortachón que es su protagonista y con ese encanto de niña que es Vanellope y, a sabiendas de que por mera cuestión inherente a las secuelas, se perdería parte de la frescura de la original, comprobar que lo que le falta de ésta se ha suplido con creces con una enorme carga de imaginación, originalidad y humor que hacen de ella —al menos por ahora, que todavía falta por ver ese esperado nuevo Spider-man de Sony— la mejor cinta de animación que se ha estrenado en 2018.

En un año en el que esta forma de contar historias se ha saldado con producciones de la talla de ‘Los Increíbles 2’ (‘The Incredibles 2’, Brad Bird, 2018) o ‘Isla de perros’ (‘Isle of Dogs’, Wes Anderson, 2018), afirmar que ‘Ralph Rompe Internet’ (‘Ralph Breaks the Internet’, Phil Johnston, Rich Moore, 2018) está por encima de ellas ya es afirmar mucho acerca de lo que sus casi dos horas de metraje tienen que ofrecernos en casi todos los términos que uno podría querer analizar sobre un filme cualquiera.

Vale, el guión tiene mucho trabajo hecho en cuanto a personajes por lo bien que la primera entrega perfilaba a sus dos principales protagonistas, pero lo que Phil Johnston y Pamela Ribon siguen explorando con ellos y lo que abundan en sus sendas personalidades dándoles aún más matices, se suma a lo que aportan sobre otros puntos cardinales del elenco, ya sea en personajes conocidos —genial lo que hacen con Felix y Callhoun— o personajes nuevos como esa Shank a la que Gal Gadot pone voz en la versión original o la histriónica Siii, que es parte fundamental de lo que mejor hace esta nueva incursión en el mundo digital, imaginar Internet desde dentro y darle una vida que provocará que nunca volvamos a ver nuestro paso diario por la red de redes de la misma manera.

Plagada de cientos de referencias desde el momento en que Ralph y Vanellope se adentran en ella, el análisis con puntito cínico y somera carga crítica que la cinta hace de “la red” y de las bondades y maldades derivadas de su uso, se dejan acompañar por todo un universo de chistes, más o menos atemporales, más o menos anclados a este preciso momento histórico —creía que me daba algo cuando se hace directa mención a Bob Ross—, que encuentran su máximo apogeo cuando esa pequeña princesa con el pelo engarzado en chucherías entra en ohmy.disney.com y toda la maquinaria de la productora se pone a funcionar para meter cuanto más personaje suyo por metro cuadrado de pantalla, mejor.

Pero más allá de ser capaces de ir señalando a uno o a otro, el verdadero logro de esa mirada de ombligo es, sin lugar a dudas, la escena por la que todo el mundo va a recordar ‘Ralph Rompe Internet’, aquella que Vanellope comparte con todas las princesas de la compañía: sin cortarse un pelo, la demolición sistemática que hace dicho encuentro de todos los simplones arquetipos bajo los que siempre se han movido todas las protagonistas desde Blancanieves da lugar a algunos de los mejores y más hilarantes “golpes” de la cinta, y los chistes a costa de Ariel o Mérida son tan antólogicos como el momento posterior en que todas ayudan a Ralph y a Vanellope cuando se ven metidos en un apuro descomunal que está a punto de acabar con Internet.

Dirigida con el mismo empuje y brío que vimos en su antecesora —cualidades ambas que provocan que la cinta pase en un suspiro—, dejando lugar a alguna que otra lagrimilla y cargando las tintas sobre una moraleja acerca de la amistad que no por reiterativa deja de ser efectiva, ‘Ralph rompe Internet’ deja un inmejorable sabor de boca antes de unos créditos que, con sus dos escenas de regalo, no hacen sino reforzar esa clara impresión que comentábamos antes, la de estar ante la mejor cinta de animación del año…de nuevo, por ahora, que todo apunta a que el cruce entre arácnidos de diferentes universos va a pisar tan fuerte que va a conseguir dejar atrás a todas sus competidoras en la pugna por dicho título.

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

2 Comentarios

  1. Le cuesta empezar un poco y todo parece algo reiterativo pero cuando coge carrera es un no parar. Para mí, como apunte adicional a todo lo que decís, su moraleja sobre las relaciones tóxicas explicada de una manera tan sencilla para nuestros hijos es un logro fundamental. Y el momento en el que Vanellope mira al agua (no spoilers here) me parece desternillante.

    • Muy certera la apreciación acerca de las amistades (o relaciones) tóxicas. Y sí, la escena que sigue a Vanellope mirando al agua es genial 🙂

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.