Glosario Nipón: Shōjo

Card Captor Sakura

El término Shōjo, que significa «chica joven» en japonés, hace referencia al manga y el anime que están dirigidos al público femenino. Hay que diferenciarlo de otros términos japoneses que son practicamente iguales, como Shōjō, que según la mitología japonesa es un peludo espíritu del mar con el rostro colorado y una enorme afición por el alcohol; y Shojo, que se refiere a las chicas que aún son vírgenes.

Como género dentro del manga, el Shōjo suele centrarse en historias románticas llenas de pasión y drama. En este sentido estricto del término, podemos encontrar obras como Marmalade Boy y No me lo digas con flores. Las historias son protagonizadas por chicas luchadoras y firmes de carácter, lo cual no impide que tengan sus inseguridades que comulgan con las de su público mayoritario. Estas chicas se ven envueltas en turbulentas relaciones personales que a veces rayan con lo lacrimógeno.

Sin embargo, el Shōjo ha ampliado bastante sus fronteras y, aunque la vena romántica siempre suele estar presente, la acción, la fantasía y las aventuras también son elementos recurrentes en sus historias. Este es el punto de partida del subgénero conocido como Mahō Shōjo, o Niña Mágica, protagonizado por chicas que cuentan con algún objeto mágico o poder especial.

[seguir leyendo]

Vampire Knight: Mordiscos color de rosa

Los estudiantes de la Academia Cross se dividen en dos clases, la diurna y la nocturna, algo que no sería realmente especial de no ser por que todos los estudiantes de la clase nocturna son… sí, lo habéis adivinado, vampiros. El resto de alumnos del internado así como sus profesores ignoran este dato a excepción de tres personas: el director del centro, Yuki Cross (su hija adoptiva) y Zero Kiryuu (también acogido por el director tras presenciar la muerte de sus padres a manos de unos vampiros). Estos últimos son los prefectos encargados de cuidar el delicado equilibro entre las dos clases evitando que se produzcan «accidentes», y formarán un bonito triángulo amoroso junto a Kaname Kuran, un vampiro pura sangre que salvó a Yuki cuando era pequeña. No pinta mal, ¿verdad? Pues este es, en lineas generales, el argumento sobre el que gira Vampire Knight, una serie de anime de 26 episodios realizada por Studio Deen que se estrenó en TV Tokyo el pasado 7 de abril.

La serie se basa en el manga del mismo título obra de Matsuri Hino (Toraware no Mi no Ue, Merupuri), que se sigue serializando en la revista LaLa de Hakusensha y que recientemente ha alcanzado su séptimo tomo. La obra ha gozado de bastante éxito internacional y ya ha sido publicada en países como los EE.UU., Francia, Italia o Portugal aunque sigue a la espera de que alguna editorial nacional decida animarse.

Aunque el anime no destaca técnicamente en lo más mínimo y la animación no está a la altura del resto de novedades de la temporada, el diseño de personajes es muy fiel al manga original y su historia promete enganchar a todos los amantes del shojo tanto si conocían ya el manga o no. Y es que era de esperar, vampiros y romance son una combinación perfecta que Vampire Knight aprovecha al máximo, de modo que los gritos de emoción del sector femenino (y del masculino que disfrutó con Marmalade Boy) que puedo oír de fondo están del todo justificados.

[seguir leyendo]

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar