‘The Host’, el director de ‘Gattaca’ y la escritora de ‘Crepúsculo’ unen fuerzas

Nuestro mundo ha sido invadido por un enemigo desconocido. Los seres humanos se han convertido en huéspedes de los invasores, que se han apoderado de sus mentes manteniendo el cuerpo intacto. Casi toda la humanidad ha sucumbido a esta invasión. Cuando Melanie (Saoirse Ronan), uno de los pocos humanos «salvajes» que quedan, se ve capturada, está convencida de que ha llegado su fin. Wanderer, el «alma» invasora asignada al cuerpo de Melanie, ya está avisada de las dificultades que implica vivir dentro de un ser humano: las emociones irrefrenables, el torrente de sensaciones, los recuerdos demasiado vívidos…

Olvidemos que todo esto nos huele un poco a ‘La invasión de los ladrones de cuerpos’ de 1956 y sus posteriores remakes de 1978 (‘La invasión de los ultrapuertos’) y 2007 (‘Invasión’), y tratemos de quedarnos con la parte positiva: 1. La historia parece comenzar donde las anteriores versiones de esta idea concluían. 2. Se introduce un factor nuevo, una posibilidad de esperanza: la resistencia de la psique del anfitrión tras la llegada del huésped. Y 3. El director es ni más ni menos que Andrew Niccol, bien conocido por ser el padre de uno de los clásicos de la ciencia ficción moderna, ‘Gattaca’. No pinta mal, ¿verdad?

Ah, por cierto, había olvidado mencionar que el guión de ‘The Host’ es una adaptación de la novela homónima de Stephenie Meyer, célebre (aunque por motivos diferentes según en qué ámbitos preguntéis) autora de la saga ‘Crepúsculo’, sí, esa pastelada de vampiros con sobredosis de brillantina y hombres lobo depilados. Quizás el segundo párrafo de la sinopsis de ‘La huésped’ matice un poco de lo que estamos hablando aquí…

[seguir leyendo]

Cinco razones por las que odio la saga Crepúsculo

Se que muchos de vosotros no estaréis de acuerdo conmigo en esto pero también creo que alguno que otro estará pensando exactamente lo mismo así que, voy a soltarlo. Rápido y sin dolor. Me parece fantástico que Stephenie Meyer se esté haciendo de oro con los libros y las películas pero creo que es justo que avise a cuantos pueda de conservar su tiempo y su dinero. Allá vamos.

1. Destroza la mitología de los vampiros. Vale que cuando se habla de fantasía no hay nada escrito en piedra e incluso en ocasiones, el mayor atractivo de una obra es precisamente el reinterpretar los mitos que envuelven al tema en cuestión (en lo referente a los vampiros, tanto la saga de Darren Shan como Soy Leyenda el libro, no la película destacan precisamente por esto), pero, vamos, ¿vampiros que brillan? ¿En serio?
2. Los hombres (ejem) pecho-lobo-depilados. Esto me recuerda al episodio de South Park en el que arremeten contra la moralina de Disney y los Jonas Brothers que van de castos y puros mientras basan todo su éxito en alborotar las hormonas de las quinceañeras. Pues aquí igual. Mucho vampiro, mucho amor profundo, pero al final nos sacamos de la manga cualquier excusa para que Jacob enseñe el “pecholobo”. Fantástico eso de “oye, ¿tienes una heridita en la cabeza? No te preocupes que me quito la camiseta y ya verás que bien te queda”. ¡Y a la nadie le extraña! Cuatro tíos sin camisa andando por ahí con cara de chulos y a nadie le parece raro.

[seguir leyendo]

Crepúsculo y Amanecer: Ración doble de vampiros en cine y librerías

Aunque seguro que la mayoría de nuestras lectoras estarán tan satisfechas como estas dos chicas de la foto con la llegada de la versión cinematográfica de Crepúsculo (Twilight), no puedo evitar albergar cierto temor por que la película termine convirtiendo la exitosa novela de Stephenie Meyer en una versión vampírica de High School Musical.

El estreno de la película está previsto para el próximo 21 de noviembre al otro lado del charco, siendo el 5 de diciembre la fecha de su desembarco en España. En cualquier caso, los fans de la saga iniciada con Crepúsculo e integrada por otras tres novelas más (Luna Nueva, Eclipse y Amanecer) deberían de estar de enhorabuena ya que hoy precisamente se pone a la venta en las librerías españolas el último de los cuatro volúmenes.

Para los que no conozcáis la historia nada mejor que las frases que figuran en la contraportada de la novela: «Hay tres cosas de las que estoy completamente segura: Primera, Edward es un vampiro. Segunda, una parte de él se muere por beber mi sangre. Y tercera, estoy total y perdidamente enamorada de él.» Como veis, todo un romance vampírico interracial con Isabella Swan (Bella) y el misterioso y seductor vampiro Edward Cullen como principales jugadores. Os dejo con los trailers

[seguir leyendo]

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar