Enano Rojo: Vuelve la ciencia ficción más loca

Enano Rojo

Una de las mejores cosas que tienen los británicos frente a los americanos en series de ciencia ficción es el característico humor con el que suelen dotarlas. Ejemplos tenemos muchos, desde la Guía del Autoestopista Galáctico hasta la eterna Doctor Who pasando por Enano Rojo, considerada por muchos de nosotros como una de las mejores series británicas de todos los tiempos o, al menos, como una de las más divertidas.

Dave Lister es el miembro con el rango más bajo de la tripulación del Enano Rojo, es el más vago y torpe, y su único deseo es poder volver a la Tierra para montar una granja en las islas Fiyi. Un día entre sus tantas meteduras de patas cuela una gata embarazada en la nave y es castigado a ser hibernado hasta el fin de la misión. Cuando sale de la cámara de estasis temporal se encuentra con que no hay nadie en la nave (un monstruoso «enano rojo» de 10 km de largo, 8 de alto y 6 de ancho) y ésta deambula sola por el espacio.

Holly, el ordenador de a bordo, le explica que toda la tripulación murió hace 3 millones de años debido a un explosión radiactiva y que por eso ha esperado hasta ahora, cuando ya no quedan rastros de radiación, para despertarlo. Los únicos habitantes junto con Lister son Frankenstein, que resulta ser el descendiente de la gata embarazada que metió Lister en la nave y que sobrevivió a la radiación en la bodega y Arnold Rimmer, su compañero de cuarto egocéntrico y obsesivo al que Lister odia, convertido en un holograma por Holly para que tenga compañía. Más adelante se les unirá Kryten un robot con forma humanoide y Kristine Kochanski la chica que le gustaba a Lister (tampoco es que tenga demasiado donde elegir).

[seguir leyendo]

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar