Pompoko [Especial Studio Ghibli]

Tras ‘La tumba de las luciérnagas’ y ‘Recuerdos del ayer’, Isao Takahata se puso manos a la obra con su tercera película del Studio Ghibli, Pompoko (Heisei Tanuki Gassen Pompoko, 1994), una comprometida y ecologista fábula sobre los problemas del desarrollo urbanístico descontrolado y la destrucción de los hábitats naturales.

En Pompoko, los tanuki (una especie de mapaches originaria de Asia) ven como el bosque en el que viven empieza a ser destruido por un proyecto de construcción del gobierno japonés a las afueras de Tokio. Ante esta amenaza común y conscientes de los problemas que puede acarrearles, las diferentes tribus de tanuki empiezan a unirse para trazar un plan con el que frenar el avance de los humanos gracias a su legendaria habilidad para cambiar de forma.

Pese a lo que pueda parecer, Pompoko no es una película para niños y siguiendo la tónica general de todas las producciones de Takahata, ofrece un relato adulto que aunque recurre frecuentemente al humor y la fantasía, se encarga de recordarnos constantemente lo serios y reales que son los temas que abarca. Con un estilo sobrio que en ocasiones podría definirse casi documental, Takahata nos pone en la piel de los tanuki para que sintamos en nuestras propias carnes lo que está en juego cuando se habla no solo de la coexistencia con el medio ambiente, sino también del respeto por las tradiciones y la empatía con los demás, sean o no de nuestra misma especie.

[seguir leyendo]

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar