Los comics y los medios o ¿por qué no se callan?

Periodicos

Llevo días, semanas más bien, dándole vueltas a la cabeza a un tema. El caso es que es un tema bastante complicado de analizar por todas sus implicaciones que tiene y por el profundo amargor que me produce cada vez que pienso en ello. Hoy quiero hablar del tratamiento que hacen los medios de comunicación cuando hablan de comics.

Pero no estoy hablando de tonterías como pudieran ser las continuas equivocaciones al atribuir creaciones de personajes o de comics a otros autores, sobretodo cuando hablan de adaptaciones al cine. Que bueno, eso tengo asumido que tienen un sombrero con nombres de series, grupos y personajes y otro con nombres de dibujantes y guionistas y sacan al azar un papelito de cada uno y ya. Y a veces no es culpa de los servicios informativos (o no al 100%), sino de los propios departamentos de prensa de la productora o distribuidora de la película que a menudo pasan información errónea sobre la película que tienen en sus manos, lo cual tiene mucho delito. Si estás vendiendo una película qué menos que conocer lo que vendes, en fin.

[seguir leyendo]

Comics y Propaganda (III): Homosexualidad: estilo de muerte

Portada Homosexualidad... estilo de muerte

Hoy, queridos Zona Fandomeros, os voy a presentar a Dick Hafer, un dibujante que estuvo asociado al ala más conservador del Partido Republicano, por lo que ya podréis imaginar sus ideas sobre los temas más polémicos con los que la sociedad ha lidiado. En 1986 escribió y dibujó su obra más polémica, sobre todo visto en la lejanía del tiempo, un cómic sobre la homosexualidad titulado, ojo al dato: Homosexualidad, legítimo, alterno, Estilo de Muerte y cuyo eslogan, lema, como queráis llamarlo era Lo que hacen los adultos en la privacidad de su casa puede herirte.

Sería todo como una broma, una mera parodia sobre el pensamiento único de la época y su visión de la homosexualidad, de no ser porque es real, y, a pesar de tener cierto tono humorístico bajo el cual se oculta el pensamiento deplorable de este autor, sólo leer la introducción promete estar ante un ejemplar de los que, afortunadamente, quedan pocos:

[seguir leyendo]

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar