La Última Canción de Bilbo

‘La Última Canción de Bilbo’, poema ilustrado para tolkiendilis entregados

Mithlond, los Puertos Grises, es el punto desde el que parten las naves élficas con los Eldar que abandonan la Tierra Media, hacia Valinor, las Tierras Imperecederas. *Bilbo*, como Portador del Anillo, fue recompensando con el honor de viajar a ellas, algo que nunca antes había sido concedido a ningún mortal. El día ha terminado, mis ojos se cierran, pero … [seguir leyendo]

‘El Hobbit’: Y Tolkien encontró su camino

El Hobbit, Edición Anotada

Mi compañero Albertini os contó cómo se inspiró Tolkien para escribir el Hobbit, con una cierta envidia de la riqueza mitológica que tenían los países del norte de Europa, y enfrentándose a la tarea de proporcionar a los anglosajones un tesoro de similar envergadura.

Pero el camino que siguió ‘El Hobbit’ hasta tener la forma con la que lo conocemos hoy día fue enrevesado, y de ida y vuelta. Lo que quizás no sepáis es que Tolkien realizó muchas y variadas reformas al texto de la primera edición, antes y después de escribir ‘El Señor de los Anillos’. Incluso las ediciones inglesa y americana tenían versiones distintas del texto.

[seguir leyendo]

‘El Hobbit’, un origen inesperado

El Hobbit

En un agujero en el suelo vivía un hobbit
(In a hole in the ground there lived a hobbit)

Así comienza ‘El Hobbit‘, el libro en el que se basa la trilogía que Peter Jackson estrena en todo el mundo el próximo viernes 14 con ‘El Hobbit: Un viaje inesperado’, la primera parte de la saga. Es una frase que se ha convertido en una de las más famosas de la literatura universal, por lo menos si nos atenemos a la literatura del s.XX.

Una frase que fue lo primero que J.R.R. Tolkien se escribió del libro. Tolkien contó en alguna que otra ocasión cómo trabajando en verano corrigiendo exámenes (en una fecha indeterminada entre 1928 y 1930) cuando se encontró con una hoja de examen en blanco. Algo que le vino de perlas para tomarse un pequeño descanso en su labor de profesor y, aun sin saber ni cómo ni por qué, escribió esta primera y mítica oración. Hasta que Tolkien terminara el libro pasaría al menos seis años: Años de bibliografía, de sumergirse en las fuentes del folklore anglosajón, años de forja de una gran obra.

[seguir leyendo]

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar