Días Extraños [Cine Distópico]

Cuando a un aficionado a la ciencia ficción se le pregunta sobre cual es su película preferida, la mayoría responderá de forma casi automática que Star Wars o The Matrix (en función de la generación a la que pertenezca). Otros afirmarán con aire más pausado que Blade Runner o 2001: Una odisea en el espacio, pero nadie o casi nadie, se acordará nunca de incluir en la lista a Días Extraños (Strange Days, 1995). Yo sí lo hago.

Sin menospreciar ninguno de los títulos citados anteriormente y otros muchos que me vienen a la cabeza (Gattaca, Alien, Terminator, Star Trek Primer Contacto, Nivel 13…), Días Extraños ocupa siempre la más alta posición entre mis recomendaciones, no por que sea la mejor, si no por ser una de las cintas más injustamente maltratadas por la crítica y el público de cuantas soy capaz de recordar. El día del estreno, en el que por aquel entonces era el mayor cine de mi ciudad, tan solo éramos cinco personas en la sala: dos venían conmigo, otro era un tipo con pinta de haberse equivocado de película y el último era el acomodador. Cuando los títulos de crédito llegaron a su fin, mis amigos y yo sencillamente permanecimos unos segundos en silencio aún hipnotizados por su banda sonora. ¡¿Donde diablos estaba todo el mundo para perderse esta maravilla?!

Nunca lo supe. Tan solo presencié con resignación como una película que reunía lo mejor del cine negro y el thriller con esos raros ejemplos de ciencia ficción con más ciencia que ficción, se estrellaba en taquilla recaudando unos míseros 7 millones de dólares frente a los 42 que había costado.

[seguir leyendo]

La naranja mecánica [Cine Distópico]

naranja.jpg

Aunque la votación interna previa a este especial la ha dejado en 11º puesto, yo habría colocado sin dudar ‘La naranja mecánica’ entre las cinco primeras. En esto no sólo influye que Kubrick me parezca un genial director, sino también que la historia que se nos cuenta es de esas que se te graban a fuego después de verla.

Antes de hablar de la película en sí, conviene apuntar algunas cosas sobre la novela en que se basó y sobre su título. Anthony Burgess publicó su inquietante novela en 1962. En sus páginas los lectores se encontraron con una banda de jóvenes liderada por Álex DeLarge, cuya idea de la diversión se basa en la violencia gratuita y el consumo de drogas. Kubrick adaptó el argumento con mucha fidelidad, añadiendo algunas ideas de su propia cosecha. Tuvo, eso sí, que limitar el uso de la jerga ficticia que utilizan Álex y sus compañeros en el libro, de la que apenas quedan palabras como drugos (amigos).

La mayor diferencia entre la película y el libro es que tienen finales diferentes. Esto se debe a que la edición en que se basó Kubrick no incluía el capítulo 21, en el que Álex, SPOILER aburrido de su anterior modo de vida, se reforma y abandona sus antiguos divertimentos. Con ello, el mensaje de la obra cambia sustancialmente, al hacer hincapié en la posibilidad de la evolución personal, y que con la madurez se apuesta más por la creación que por la destrucción. FIN DEL SPOILER.

[seguir leyendo]

Serenity [Cine Distópico]

Tras hablar del Planeta de los simios y Desafío Total, la siguiente película en la lista de nuestro especial de cine distópico es Serenity, el epitafio de la serie de culto de Joss Whedon (Buffy cazavampiros, Ángel, Dollhouse), Firefly, y que como esta, muestra una deliciosa combinación de los géneros de la ciencia ficción y el western.

Antes de hablar de la película es inevitable hacerlo de los cimientos sobre los que se construye, así que dediquémosle un momento a Firefly, una serie que jamás me cansaré de recomendar y que no debería faltar en la estantería de cualquier aficionado a la ciencia ficción en general y a la trilogía original de Star Wars en particular. ¿Star Wars? Sí, este es uno de esos raros casos en los que las comparaciones NO son odiosas y es que Whedon supo asimilar los ingredientes clave que hicieron grande a la famosa space opera para construir su propio universo rico en detalles y poblarlo por algunos de los personajes más carismáticos que se han asomado a la pequeña pantalla. Solo hace faltar echar un ojo a la escena introductoria de la película (un magnífico plano secuencia que encontraréis en el artículo de Alkar sobre su edición especial) para comprender que la nave Serenity (clase Firefly, de ahí el nombre de la película y la serie respectivamente) es al Halcón Milenario lo que el capitán Malcolm Reynolds es a Han Solo.

[seguir leyendo]

[Cine Distópico] El Planeta de los simios

Planeta de los simios
Continuando con el ciclo de cine distópico lo hacemos con la que para nosotros está en la posición 13 de nuestro ranking, se trata de “El Planeta de los simios”, un gran clásico. La película dirigida por Franklin J. Schaffner se estrenó en 1968, y está basada en una novela con el mismo nombre escrita por Pierre Boulle. En el 2001 se hizo un remake dirigido por el celebre director Tim Burton, no haré más mención que esta a dicho remake porque creo que no le llega ni a la suela de los zapatos a la original, hablando en plata es una auténtica abominación.

La película nos sitúa en un lejano año 3978, una nave espacial procedente de la Tierra se ve obligada a realizar un aterrizaje de emergencia en un planeta desconocido. Al mando de dicha nave se encuentra el coronel George Taylor, protagonizado por Charlton Heston en probablemente uno de sus mejores papeles en la gran pantalla. La tripulación comienza a inspeccionar el desconocido planeta y para su sorpresa encuentran vida inteligente. Los seres que la habitan son unos simios organizados y con la capacidad de hablar (y lo hacen en inglés, jeje…). Esta sociedad se encuentra dividida por razas: los gorilas son el ejercito y los trabajadores, los orangutanes los religiosos y políticos, y los chimpancés los intelectuales. También hay seres humanos en este planeta, pero no son más que animales, y tratados como tales.

[seguir leyendo]

[Cine Distópico] Desafío Total

Desafío Total

La ciencia avanza que es una barbaridad, pero sólo para poder ser vendida, parece decir Desafío Total. ¿Has soñado con ser algo más que un simple terrícola? ¿Con tener más aventuras que las que se le presuponen a un hombre normal y corriente, a uno más entre la masa? Doug Quaid (Arnold Schwarzennegger) sí, y la última tecnología en viajes permitirá que su cerebro recuerde haber estado en Marte, como agente secreto, con mujeres hermosas, paisajes exóticos y una gran conspiración mundial.

La pena es que a Quaid hay algo que no cuadra: ¿y si realmente él estuvo en Marte anteriormente siendo un espía? ¿Podrán superponerse los falsos recuerdos a los que eran verdaderos pero habían sido borrados? Así comienza el éxito que Paul Verhoeven creó a partir de un relato de Philip K. Dick (‘Podemos recordarlo todo por usted’) y que contó con el guión de Ronald Shussett y Dan O’Bannon.

Así comienza también una de las mejores muestras de buen cine de ciencia ficción y acción, de blockbuster con sentido y gracia. Así comienza también un largo juego de espejos en el que un James Bond del futuro que no sabe quién es debe discernir si tiene amnesia o realmente es un donnadie, mientras a su alrededor el planeta Marte se descompone.

[seguir leyendo]

Especial Cine Distópico

Especial Cine Distopico

Con optimismo, podemos imaginar un futuro perfecto, en el que el hombre ha aprendido a adaptarse a la naturaleza en lugar de adaptarla sin conciencia. Podemos imaginar una situación utópica en la que hemos aprendido a resolver conflictos sin las armas, a respetar todas las culturas, a vivir en armonía. Pero también podemos imaginar la distopía, un futuro en el que la humanidad se ha destrozado a sí misma, vive bajo el yugo de la opresión, o bajo el engaño de una situación utópica que subsiste gracias a la el trabajo esclavo de otros.

Frente al ideal que representa la utopía, la distopía nos presenta un mundo ideal que se ha torcido, o un futuro en el que se han cumplido los peores augurios. Con frecuencia, los protagonistas luchan contra esa realidad, o descubren el engaño. En este caso, su cruzada será la de desvelar la auténtica realidad al resto de la humanidad.

[seguir leyendo]

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar