‘Chew #1: Al gusto del consumidor’, divertido cómic a tener en cuenta

Chew Al gusto del consumidor John Layman Rob Guillory

Bienvenido a la FDA… Agente Chu

–Savoy

Cuando hace unos meses Jaime dio sus primeras impresiones sobre ‘Chew‘, me pareció que tenía una premisa muy interesante. Así que cuando el mes pasado Planeta de Agostini publicó el primer tomo de la serie, no me lo pensé dos veces y me hice con él, y creo que es de las mejores nuevas series que he tenido el gusto de leer.

Chew: Al gusto del consumidor‘ reúne los cinco primeros números de ‘Chew’, un cómic creado por John Layman, guionista que hasta ahora había pasado algo desapercibido, encargándose de títulos no muy boyantes, de hecho yo lo «descubrí» en ‘Escuadrón Centinela O*N*E’ (dibujado por Lopresti y Rapmund) y Rob Guillory, a quien nos lo podremos encontrar en la aclamada ‘Popgun’.

Nos encontramos en EEUU una nación en la que, a raíz de la gripe aviar (que mató a 23 millones de americanos), se ha vetado el uso y consumo de pollo. Como podréis imaginar la prohibición de pollo ha traído mucha cola, de ahí que la FDA (Food and Drug Administration) se haya convertido en el órgano policial más importante de Estados Unidos. Y aquí es donde entra Tony Chu, un cibópata, es decir, una persona que posee la habilidad de captar sensaciones psíquicas de los alimentos.

[seguir leyendo]

‘Chew’, el detective gourmet

chew1.jpg

En el mundo de la ficción, hay detectives que destacan por tener un excelente paladar. Es el caso de Pepe Carvalho, que entre caso y caso no pierde la oportunidad de degustar alguna joyita culinaria. Lo que ocurre es que el alto nivel de entrenamiento de sus papilas gustativas no suele ser decisivo en sus investigaciones, y esto es precisamente lo que diferencia a Tony Chu, el nuevo personaje surgido de la factoría Image.

Tony Chu es una creación del guionista John Layman y el dibujante Rob Guillory. Trabaja para la policía de Filadelfia, pero pronto entrará a formar parte de la unidad de crímenes especiales del gobierno, concretamente dentro de la divisón de comida y drogas. Y es que Chu tiene un peculiar don, la cibopatía, que le permite recibir impresiones físicas de cualquier cosa que coma. Por ejemplo, si se come una manzana, sabe exactamente de qué árbol ha sido recolectada y por quién; y si se come una hamburguesa, bueno, entonces descubre el terrible final que ha tenido una pobre vaca.

[seguir leyendo]

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar