‘Batman: La Broma Asesina’ ensayo sobre la locura

Batman: Broma Asesina

Más allá de la maldad está la locura. Más allá de la locura está el Joker

Así se publicitaba, en los comics de DC, la novela gráfica que hoy nos ocupa, escrita por Alan Moore en aquellos mágicos ochentas en los que los superhéroes se volvieron, de una vez por todas, adultos. Estoy hablando de ‘Batman: La Broma Asesina‘ de Moore y el genial Brian Bolland quienes crearon lo que podemos definir como el relato (y retrato) definitivo del Joker. Y es que en veinte años sólo el retrato de Azzarello y Bermejo ha sido capaz de plasmar a la perfección lo que es y lo que representa el Joker.

Pongámonos en situación, Batman llega a Arkham Asylum para hablar con Joker, de némesis a némesis. Sólo para descubrir que se ha escapado del manicomio, comienza así una persecución y una batalla entre ambas caras de una moneda. El razonamiento milimétrico de Batman contra la locura del Joker. Y es que en la ‘La Broma Asesina’ no vamos a ver un colorista plan del payaso y la típica pelea bueno contra malo.

[seguir leyendo]

‘Bolland Strips!’: las excentricidades de un autor con talento

bolland.jpg

Esta obra, que llegó hace un tiempo a las estanterías españolas de la mano de Glénat, nos muestra la faceta menos conocida del dibujante Brian Bolland, que se ha hecho un hueco en el mundillo gracias a obras de gran calidad como ‘Juez Dredd’ y ‘La broma asesina’. El álbum recopila varias historias cortas e ilustraciones publicadas en diversas revistas y fanzines, cargadas todas ellas con un sentido del humor de lo más peculiar.

En primer lugar, nos encontramos con tres historias protagonizadas por ‘La actriz y el obispo’, una pareja poco convencional inspirada en una frase hecha típicamente británica. Sus andanzas cuentan con el exquisito dibujo que ha caracterizado a Bolland en sus trabajos más populares y unos argumentos algo estrambóticos, pero interesantes, que muestran el contraste entre dos formas muy diferentes de ver la vida.

Lo peor de estas historias es la decisión de que los textos estén escritos con rima. No sé si en el original quedará mejor, pero en castellano la lectura se hace artificial y casi insufrible. Afortunadamente, tras este ligero traspiés inicial, nos encontramos con una serie de historietas de una página protagonizadas por Mr. Mamoulian que ya por sí solas justifican la adquisición de este álbum.

[seguir leyendo]

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar