‘Batman: Juegos de Guerra – Integral’, a contrarreloj

Han pasado ya un buen puñado de años desde que leyera por primera vez este ‘Batman: Juegos de Guerra’. Corrían otros tiempos y en el comic intentaban trasladar todo  lo que había puesto a la televisión en el punto de mira a nivel mundial, recuperando todo el terreno perdido durante años de medianías catódicas. Le tocaba el turno a “24” … [seguir leyendo]

‘La Muerte de Green Lantern’, otro grande que se nos va

Nos estamos acostumbrados últimamente a tener por esta página bastantes referencias pertenecientes a la aciaga década de los noventa, unos días oscuros para todo aquel aficionado a los comics con algo de gusto. Aún así, y sin que sirva de precedente, siempre se puede rascar algún título para hablar medianamente bien de él, ya sea por la calidad del mismo … [seguir leyendo]

‘The Wolf Among Us’, un videojuego basado en ‘Fábulas’ de Bill Willingham

Telltale Games es un estudio de desarrollo de videojuegos formado por algunos antiguos integrantes de la añorada LucasArts, que en los últimos tiempos nos ha dejado un magnífico sabor de boca con sus adaptaciones, en forma de aventuras gráficas, de sagas tan potentes como ‘Regreso al Futuro’ y ‘The Walking Dead’. Dos títulos que me lo hicieron pasar en grande … [seguir leyendo]

‘Fábulas edición de lujo vol.2’, Caperucita. El Lobo. Blancanieves. NY, ¿hace falta decir más?

Fabulas vol.2 portada

Aunque en los últimos días el anuncio de la recopilación de ‘Y, el último hombre‘ en rústica les haya valido más de una airada crítica, creo que la política de ECC de cara a la publicación en volúmenes de los productos más llamativos del extenso catálogo de DC está siendo bastante acertada. Y si para este mes de marzo tendremos ya disponible la edición simultánea de ‘American Vampire‘ en sus versiones rústica y cartoné, con ‘Fábulas‘ los coleccionistas estamos teniendo la oportunidad de completar la otrora espléndida serie de Bill Willingham en dos formatos: por un lado, los arcos argumentales en tomos de encuadernación rústica, por el otro esta ‘Fábulas edición de lujo’, un producto diseñado con bastante acierto y que parece estar contando con el respaldo de los aficionados.

Cualquiera que haya leído alguna historia de la creación de Willinghan habrá quedado prendado de la magia que rezuma sus páginas. Con una acertada mezcla de aventuras, intriga y alguna que otra brizna de romance, la serie donde los personajes de los cuentos populares son los protagonistas, se ha convertido ya en la más longeva del sello Vertigo. Tras más de 125 números, ‘Fábulas’ sigue gozando de muy buena salud comercial (aunque su solidez e idiosincrasia como serie regular sería cuestión de mucho debate), tanto como para que sea recuperada desde su primera entrega en esta lujosa edición.

[seguir leyendo]

‘Fabulosas num.1’, recuperando la esencia de ‘Fábulas’

Fabulosas portada

No sé si todos los que habéis leído ‘Fábulas‘ coincidiréis conmigo en que, tras los primeros 50-60 números, la magnífica idea con la que Bill Willingham había arrancado la serie cinco años antes comenzó a desinflarse a pasos agigantados y que, salvo un pequeño repunte de calidad de cara al número 100 (y el arco argumental que llevaba a éste), las aventuras de los personajes de cuento en el mundo real tiempo ha dejaron de ser interesantes.

Y no sólo eso, sino que, en ese ineludible intento de exprimir la premisa de partida al máximo, el primer spin-off de ‘Fábulas’, la olvidable ‘Jack of Fables‘ no lograba atesorar ni un ápice de lo que la cabecera madre si tenía en esos momentos. Un hecho este último que hacía que me aproximara a la lectura de ‘Fabulosas’ con bastantes reticencias y una fuerte carga de escepticismo.

[seguir leyendo]

‘Fábulas: Las edades oscuras’: primeras piedras para un nuevo futuro

Fábulas Las Edades Oscuras

Una de las principales cuestiones que surgen al escribir cualquier serial es qué hacer cuando ya se ha contado casi todo lo que se pensó cuando se ideó la serie. ‘Fábulas: Las edades oscuras‘ es la primera pista de cómo superará Bill Willingham este difícil trance.

Existen varias posibilidades: los hay que dan por cerrada su serie y pasan a otra cosa (el tomo de ‘La Gran Guerra’ podría haber sido un buen final para ‘Fábulas’). Otros deciden «saltar el tiburón», término televisivo estadounidense que hace referencia al momento en que las series caen en el ridículo por forzar demasiado su continuidad en antena y tener que inventarse nuevas historias. Y, finalmente, los hay que se hacen más fuertes y emprenden un camino nuevo.

[seguir leyendo]

‘Shadowpact: tinieblas y luz’, un número aceptable, pero poco sorprendente

Shadowpact

Tras Crisis Infinita, DC decidió relanzar a su principal grupo de magos, Shadowpact, colocándolo en manos expertas e imaginativas. No voy a negar a nadie que Bill Willingham, creador de Fábulas, me parece uno de los mejores guionistas de cómic de la actualidad, al menos en su serie propia. El problema estaba en comprobar si daba el salto a los superhéroes con igual buena mano o, más bien, se convertía en un nuevo Robert Kirkman, capaz de lo mejor en obras creadas por él mismo y de lo peor en encargos de las grandes.

Pr si fuera poco, en Shadowpact también está a cargo de los guiones Matthew Sturges, responsable de ‘Fábulas presenta: Jack’, así que es obvio comparar los méritos de uno y otro en la serie de Vertigo con su trabajo aquí. Y, la verdad, me esperaba mucho más.

Teniendo en cuenta las peculiaridades de Shadowpact como grupo (¡eh, un equipo de magos en el que participa un detective chimpance borrachuzo!), Sturges y Willingham bien hubieran podido hacer y deshacer. Pero se quedan en entretener de manera más o menos rutinaria.

[seguir leyendo]

Salvation Run #1 y #2: una idea divertida, un desarrollo previsible

Salvation Run

Salvation Run: basada en una idea de George RR Martin“. Así se anuncia en España esta serie especial protagonizada por los villanos del Universo DC. Para los comiqueros, debería decir algo así: “Salvation Run, una mezcla entre Planeta Hulk, las Secret Wars y una idea de RR Martin para un ‘Otros mundos’”.

Porque eso es precisamente Salvation Run: los buenos se hartan de los malos y deciden confinarlos a todos en un planeta en el que deben de empezar a vivir por su cuenta. Sin embargo, otros malos han tenido otra idea respecto a ese mismo planeta prisión, de manera que las cosas se van a poner muy feas para los principales villanos del universo DC.

Esto, que en su origen es una idea divertida y sugerente respecto a sus posibilidades, acaba por convertirse, hacia la mitad de la saga, en un cómic de desarrollo mucho más previsible de lo que era de esperar. No sé si el cambio del guionista original, de Bill Willingham a Matthew Sturges, acaba por pesarle demasiado a Salvation Run, pero la miniserie se desinfla a velocidades de vértigo.

[seguir leyendo]

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar