‘El cuento de los tres hermanos’, lo mejor de la séptima entrega de Harry Potter

Harry Potter y las Reliquias de la Muerte

En mi crítica sobre ‘Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Parte 1’ quise destacar el trabajo del suizo Ben Hibon (‘A.D.’, ‘Codehunters’, ‘Heavenly Sword Animated’) dirigiendo la secuencia animada de dos minutos cuarenta donde, a través de la narración de Hermione Granger, conocemos la historia sobre el encuentro de los tres hermanos con la Muerte. Ahora, la gente de Fxguide ha realizado una entrevista a Dale Newton, su supervisor dentro de la compañía europea de animación y efectos especiales Framestore.

La idea inicial de los productores era crear algo en la línea del trabajo de Lotte Reiniger, una cineasta alemana que cambió su nacionalidad por la británica y que se hizo famosa por sus películas de animación con siluetas, especialmente por ‘Las aventuras del príncipe Achmed’ en 1926. A Ben y Newton les gustaba la idea pero decidieron ir más allá y emular los teatros de títeres de sombra originarios de indonesia para añadir profundidad y encanto a la secuencia.

«La película en si le dio a Framestore una gran oportunidad para crear los efectos especiales más punteros, pero esta secuencia narrada a modo de cuento les planteó otro tipo de retos: ¿cómo creas en CGI una secuencia tan delicada cuyo aspecto evoque tiempos pasados? ¿cómo haces que sus personajes sean poéticamente convincentes en una narración dramática cuando sólo son sombras y siluetas? Así que en vez de ser una tarea de efectos especiales como a las que estamos tan acostumbrarnos, esto era más bien un viaje de descubrimiento creativo» – Dale Newton

[seguir leyendo]

‘Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Parte 1’, justo a tiempo para un gran final

Harry Potter y las Reliquias de la Muerte

«Lo que más me aterra no es la sensación de que Yates haya convertido el sexto libro de la saga en un pálido reflejo de lo que en realidad es, sino la certeza de que lo que no ha logrado en las dos películas que ha dirigido hasta la fecha no mejorará en las dos que le quedan. Es el principio del fin de lo que pudo haber sido y no fue.»

Pocas veces me he alegrado tanto de tener que tragarme mis palabras. Y es que si con mi crítica de ‘Harry Potter y el misterio del príncipe’ me desquité a gusto de la tremenda decepción que me llevé en el cine, ahora no puedo sino deshacerme en elogios para con esta nueva entrega.

Con ‘Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Parte 1’ (‘Harry Potter and the Deathly Hallows. Part 1’), su director David Yates logra al fin tomarle el pulso a la saga para encontrar el tono y la sobriedad que requiere una historia en la que sus protagonistas hace tiempo que dejaron de corretear despreocupados por los pasillos de Hogwarts‎ para enfrentarse a la firme certeza de que las cosas pueden salir mal, de que no siempre habrá alguien para ayudarles. Para enfrentarse a un mundo que de repente se ha tornado frío, implacable y oscuro.

Si en las dos anteriores películas dirigidas por Yates (‘La Orden del Fénix’ y ‘El Misterio del Príncipe’) encontramos todo un manual de lo que no hay que hacer (en resumen, utilizar el interior de las novelas como papel higiénico y trabajar tan solo con la sinopsis de la cubierta), ahora asistimos a una metamorfosis completa que nos descubre a un director sorprendentemente maduro que no solo traduce con éxito al lenguaje cinematográfico el texto de J. K. Rowling, sino que también logra equilibrar su narración para añadir sustancia a esa tediosa laguna capaz de aburrir a los muertos que es toda la parte central del último libro.

[seguir leyendo]

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar