‘Batman: Cacofonía’, una serie normalita pero con un último número de gran intensidad

cacophony1.jpg

Acaba de llegar a las estanterías españolas el tomito que contiene la miniserie ‘Batman: Cacofonía’, con la que Kevin Smith volvió al mundo del pijamismo tras una temporada alejado de él. Y lo hizo nada menos que con el Caballero Oscuro, al que enfrenta con su villano más carismático, El Joker, y con otro con bastante menos solera, Onomatopeya, creado por el propio Smith.

Si bien Onomatopeya se plantea como un villano potencialmente temible, a lo largo de los tres números de ‘Cacofonía’ no hay manera de que consiga arrebatarle el protagonismo al Joker. A esto ayuda el hecho de que los diálogos que escribe el de Nueva Jersey (ingeniosos, plagados de guiños y algo de mala leche, y en ocasiones un tanto excesivos) dan mucho más interés al payaso del crimen que a un tipo que sólo abre la boca para repetir los sonidos que provocan sus ataques. Por suerte para Onomatopeya, en la recta final de la miniserie se produce una escena que nos picará un poquito más la curiosidad sobre este personaje, y quizá no sea del todo un desperdicio volver a verlo por las páginas de algún cómic.

En cualquier caso, lo mejor de ‘Cacofonía’ es sin duda su tercer y último número, que alcanza una enorme intensidad. La historia avanza a buen ritmo en todo momento, pero por este ejemplar sus autores merecen un buen aplauso, pues emociona y engancha hasta su desenlace final. Además, aporta un nuevo granito a la montaña que supone la relación entre Batman y Joker, cuestión que se resuelve en una escena en la que veremos a un Joker con un aspecto cuanto menos peculiar.

[seguir leyendo]

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar