‘Anton York Inmortal’, de Eando Binder

Anton York

Eando Binder es el ¿pseudónimo? de los hermanos Earl y Otto Binder, que formando la palabra ‘E and O’ (E y O) obtienen su nombre artístico. En 1965 escribieron una novela sobre la inmortalidad y la atemporalidad que nada tiene que envidiar a la posterior ‘Tú, el inmortal’ de Roger Zelazny y que tiene un tratamiento de la historia similar a esa gran película que es ‘La Fuente de la Vida’.

Anton York Inmortal‘ es una obra difícil de encontrar, sobre todo porque en nuestro idioma sólo es accesible a través de Internet o buscando a tontas y a locas por librerías de viejo (la última edición en español conocida es de 1969 por Vértice), y es una pena porque la traducción es francamente horrible, haciendo que este libro parezca para niños y muy mal escrito cuando en el original no es del todo así.

Anton York es el hijo de un ilustre científico que ha descubierto/inventado el Elixir, una sustancia que ofrece la inmortalidad a quien la ingiere. No hace falta comer, ni respirar, ni tener necesidades fisiológicas. El Elixir da, en resumidas cuentas, la vida eterna y permite abolir cualquier tipo de dependencia física. La envidia es muy mala, y pronto York se gana numerosos enemigos, que se suceden a lo largo de los siglos, hasta que se revela cuáles son los antagonistas verdaderos: los Tres Eternos, un triunvirato mitológico que trata a los mortales como inferiores y manejan el mundo a su antoja como si fueran dioses grecorromanos.

[seguir leyendo]

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar