Érase una vez, un juego de cartas para contar e inventar cuentos

erase02.jpg

Todos hemos leído o nos han contado alguna vez un cuento de hadas. De esos en los que los heroicos príncipes rescatan a sus hermosas prometidas, en los que terribles dragones asolan a los habitantes de una aldea, o en los que cruentas madrastas le hacen la vida imposible a las jóvenes que quedan a su cargo. Pero pocas veces se nos da la oportunidad, no sólo de contarlos, sino de inventarlos nosotros mismos. Esta es la premisa de ‘Érase una vez’, en donde los jugadores deben crear un cuento y desarrollarlo hasta alcanzar el final feliz que nos dicten las cartas.

El modo de juego es bastante sencillo. Las cartas se dividen en dos tipos: cartas de narración y cartas de final. Las primeras hacen referencia a diferentes elementos que debemos incluir en nuestra historia. Abarcan cinco categorías: Personajes (príncipe, mendigo), Eventos (un combate), Aspectos (feliz, triste), Lugares (un palacio, una isla) y Objetos (espada, corona). Cada vez que incluyamos uno de estos elementos en nuestra historia, que puede ser alguno de los ejemplos entre paréntesis, nos descartaremos de la carta correspondiente. Lógicamente, estos elementos deben tener relevancia en la narración, así que nada de echarle morro al asunto. Y las cartas de final contienen una frase breve con la que deberemos terminar nuestra historia, siempre de una forma coherente con lo narrado anteriormente.

Al principio del juego se reparte una carta de final a cada jugador, y un número de cartas de narración que varía según el número de participantes. Entonces uno de ellos empezará la historia, por supuesto con las palabras «Érase una vez». Su objetivo será descartarse de todas las cartas de narración para poder jugar la carta de final, pero el resto de jugadores podrán interrumpir su historia y continuarla ellos mismos.

[seguir leyendo]

Black Stories, juguemos a resolver enigmas

blackstories01.JPG

Todos hemos escuchado alguna vez enigmas del tipo «Un hombre aparece ahorcado con un charco de agua debajo», o ese otro en el que un hombre entra en su casa, enciende la luz y a continuación se suicida. Estos acertijos, dignos del célebre villano de Batman, ponen a prueba nuestra imaginación y nuestro ingenio para encontrar una solución que normalmente es más sencilla de lo que podríamos imaginar. Y esta es precisamente la premisa de ‘Black Stories’, un juego de cartas creado por el alemán Holger Bösch.

La caja del juego contiene 50 cartas, y cada una de ellas es un misterio a resolver. En uno de los reversos encontraremos el título del caso, una ilustración de Bernhard Skopnik y la premisa, en apenas un par de líneas, que da pie al acertijo. En el otro lado, se incluye la solución al enigma. Un ejemplo de estos misterios es el siguiente:

Una mujer vuelve a casa y se pone muy contenta, pero cae muerta cuando ve serrín en el suelo.

[seguir leyendo]

Ubongo, puzzles a toda velocidad

Tablero de Ubongo
Ubongo es la estrella del catálogo de Homolúdicus. Sí, Agricola puede que sea un juego mucho más grande, pero Ubongo es el más vendido. Y es normal, puesto que es my entretenido, sencillo, y para toda la familia.

Se juega en turnos de un minuto. Cada jugador dispone de varias piezas, con formas similares a las del Tetris, y una tarjeta con un espacio cuadriculado. Una tirada de dado te dice qué piezas debes encajar en ese espacio, con la garantía de que siempre hay una forma de hacerlo. Cuando acaban, los jugadores gritan «¡Ubongo!» y pasan a la segunda fase del turno.

[seguir leyendo]

Bohnanza, un juego de pactos y agricultores

Bohnanza

A simple vista, Bohnanza puede pasar desapercibido, pero es un juego mucho más grande de lo que aparenta. La primera pista es su autor, Uwe Rosenberg, creador de Agricola. Sus 110 cartas (104 cartas de judías y 6 especiales) dan para que de 3 a 5 jugadores echen una buena tarde, con mucha charla entre ellos. Porque eso es lo que hace grande a este pequeño juego: estás obligado a negociar y pactar una y otra vez con tus contrincantes para poder seguir adelante.

Es complicado explicar las reglas. De hecho, es complicado entender las reglas al leerlas, pero no hacen falta más de dos rondas para jugar con normalidad, así que sólo pretendo que se tenga una visión general del juego. Cada jugador tiene dos campos de judías en los que plantar cualquiera de las variedades disponibles, y empieza con cinco cartas en la mano. Primera novedad: está prohibido cambiar el orden de las cartas en tu mano.

En cada turno, estás obligado a plantar una o dos judías, siempre en el orden en el que las tengas en la mano. En la primera ronda no es problema, porque tus dos campos están libres. Pero en rondas sucesivas puede que tu primera carta no sea de ninguna de las dos variedades diferentes que puedes tener en tus campos… lo que te obligará a vender una de tus cosechas para poder plantar la nueva variedad. Así que debes conseguir que al menos tu primera carta sea de una de las variedades que ya tienes sembradas, para poder aumentar tus cosechas en tu turno.

[seguir leyendo]

Keltis, lo hemos probado

Keltis

Hablábamos hace unos días que entre las próximas novedades que Devir nos traía este mes se encontraba ‘Keltis’, premio Spiel des Jahres 2008. Pues por fin hemos podido probarlo y, sorpresa, ha superado nuestras expectativas.

En un par de ocasiones he hablado de esta joya de Reiner Knizia como de un “Exploradores para cuatro jugadores”. Qué corto me quedé. Aunque es cierto que ambos juegos comparten la mecánica básica, el tablero de Keltis es el auténtico protagonista, hasta el punto de que tratar de jugar con la misma mentalidad de ‘Exploradores‘ sólo te asegura la derrota.

Presentación

La presentación del juego es sencillamente preciosa, con unos degradados en verde e inscripciones célticas que llaman la atención desde un primer momento. Hasta el tacto de la caja es especialmente agradable. Fichas en madera pintada, cartas más manejables que las de su predecesor, un tablero muy céltico, y piezas adicionales que proporcionan ventajas y premios aleatorios que repartir entre las diferentes casillas, para que cada partida cambie. Hasta el interior de la caja ha sido diseñado como un símbolo céltico, con espacios de sobra para guardar los componentes.

[seguir leyendo]

Exploradores, el juego de cartas para aventureros intrépidos

Exploradores: Juego de estrategia con cartas no coleccionables
‘Exploradores’ es otro de esos juegos de cartas no coleccionables de los que tanto estamos hablando últimamente, y que Devir ofrece desde hace tiempo en castellano. Se trata de un sencillo juego de estrategia con cartas para dos jugadores, muy fácil de aprender y que da para muchas horas dándole al coco. Fue precisamente una partida a este juego lo que me hizo decidirme a comentarlos en ZonaFandom.

En ‘Exploradores’, cada jugador debe organizar expediciones en pos de un hallazgo arqueológico. Hay cinco misiones posibles, cada una con un color. Cada misión está dividida en varias fases, cartas numeradas del 2 al 10. Además, para cada misión/color hay disponibles tres cartas de fondo de inversión, que permitirán sacar más rentabilidad de la expedición, o mayores deudas si al final se va al traste.

Cada jugador tiene 8 cartas, y en cada turno deberá decidir si embarcarse en una nueva expedición, avanzar en alguna de las que tiene abiertas, o descartarse. Es obligatorio usar una carta de cualquiera de estas formas, y robar o tomar una que haya sido descartada. Participar en una expedición supone -20 puntos, y cada paso completado trata de compensar esa pérdida. Los pasos han de ser en orden, así que si el primero que das es el 10, ya no puedes usar los anteriores. Antes de dar el primer paso, puedes optar por asignar una, dos o tres inversiones a la misión, que multiplicarán los puntos finales por x2, x3 o x4, ¡ya sean positivos o negativos! Una vez que se inicia una expedición, con una carta de paso completado, ya no se pueden asignar más inversiones.

[seguir leyendo]

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar