‘Wyoming Doll’, ecos de centauros

Es una de esas referencias del género que, a poco que uno quiera encontrarla, da con ella. Y es que, puestos a hablar de los grandes títulos de todos los tiempos en el western, uno de los referentes más inexcusables que acude a la memoria visual de todo cinéfilo es un inmenso John Wayne alejándose de la casa de su familia mientras la cámara de John Ford encuadra la puerta de la misma desde dentro: ‘Centauros del desierto‘ es mucho más, no cabe duda, y la historia de la búsqueda de una niña secuestrada por una tribu de nativos americanos es de esas que trasciende el hecho cinematográfico para convertirse en clásico incontestable del ARTE, así, en mayúsculas y sin acotar. Claro está que, puestos a echar mano de inspiración para montar un relato ambientado en el far west, qué mejor manera de hacerlo que mirándose en el inmenso espejo del filme de 1956 ¿no?.

Quizá eso es lo que pasaba por la cabeza de Franz cuando, allá por 2004 —sorprende, y mucho, que este álbum haya tardado 17 largos años en llegar a nuestros país—, planteó las bases sobre las que se asienta ‘Wyoming Doll’, un relato que parte de la misma premisa que el filme de Ford pero que, apartándose de él, no cabe duda de que de manera muy consciente para que las comparaciones terminen ahí, discurre por otros muchos derroteros, algunos muy afortunados —cómo juega con el protagonista y un nativo, el rol que juega un secundario aparentemente prescindible—, otros, como un tramo central algo lento o el desenlace, tan inevitable como agridulce, no tanto. Eso sí, aquello que no termina de funcionar en un guión que echa mano de muchos clichés en lo que a personajes se refiere, sí lo hace en un dibujo que, encerrado en una estructura menuda, no puede contener la puntual épica, ni de los paisajes por los que discurre la historia, ni la que termina embriagando a ésta aquí y allá: el trazo de Franz, un oxímoron entre la contención y lo desabrido, y el espléndido color que se le aplica a sus planchas se alzan como las mejores cualidades de una lectura que, insistimos, partirá de uno de los mejores modelos que uno pueda encontrar en el género, pero se las apaña para, apartándose de él, regalarnos una historia que, sin ser perfecta, sí que se ancla fuerte en lo notable.

Wyoming Doll

  • Autores: Franz
  • Editorial: Ponent Mon
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 68 páginas
  • Precio: 20 euros
Oferta

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar