‘West Legends 3. Sitting Bull’, magnífico enfoque

Haber pasado por alto la ocasión de hincarle el diente a los dos primeros álbumes de ‘West Legends‘ es algo que no casa con el que esto suscribe. Primero, porque intento siempre que esta página recoja cuanto más variado material, mejor, de lo que aparece mes a mes en el cada vez más vasto panorama español. Segundo, y aún más importante, porque no han sido pocas las ocasiones en las que he declarado mi incondicional filia para con el género del western y, aunque también haya afirmado ese mismo número de veces que, en el noveno arte, no hay mayor representante que la INMENSA ‘Blueberry‘, eso no quita para que siga picando, una, otra y otra vez con cuantas propuestas puedan aparecer al cabo del año. Surge pues esta reseña de un propósito de enmienda con respecto a una cabecera que, si en entregas anteriores ha rayado a esta altura, es tremendamente recomendable tanto para los amantes del género como, yendo un poco más allá, para aquellos que disfrutan con relatos extraídos de la Historia que, mezclando realidad con algo de ficción, saben como construir un ente plausible hasta decir basta.

En los dos sentidos que concurren en la última parte del párrafo ‘Sitting Bull‘ resulta especialmente brillante. Por un lado, se las arregla para dibujar a un Toro Sentado completamente humano sin prescindir del halo de leyenda que rodeó al mítico jefe Sioux, mostrando ambas facetas de un guerrero que nunca buscó el conflicto, como pasó con casi todos los grandes personajes nativo- americanos, que vivió en armonía con su entorno y que se vio abocado a la guerra por la acción directa del hombre blanco y sus ansias de expansión a toda costa. Por el otro, ese que inserta ficción en la realidad, el guión de Olivier Peru acierta de pleno al utilizar a un soldado sureño hastiado de todo como contrapeso del personaje central, dándole casi tanto protagonismo como a este y usándolo como catalizador para la anécdota que sirve de McGuffin a un entramado que busca la lectura a, como poco, un par de niveles: el primero, el de la aventura a secas, jalonada por secuencias de acción perfectamente coreografiadas por la mano firme y la muy clara narrativa de Luca Merli; el segundo, expuesto de manera locuaz por la elección de los títulos de los capítulos, orientado a remover conciencias.

Y es que, con la contundencia que da el tiempo y la distancia, que sean frases del himno estadounidense las que vayan marcando el avance de cada capítulo en los que se divide ‘Sitting Bull’, y que cada frase de dicho popular himno vaya más allá de la mera inclusión como efectista recurso y parezca subrayar ciertas tonalidades del relato apuntan, junto a cómo se cargan las tintas en los diálogos y en las páginas finales, a una denuncia más que se une a las incontables que se han hecho contra la gestión de los diversos gobiernos yanquis en aquella conquista de un Oeste que ni deseaba ni necesitaba ser conquistado, que añadió una sangrienta cuenta pendiente a las muy abultadas arcas del país más poderoso del mundo y acabó, casi de raíz, con toda una forma de vida única en el mundo que entendía la comunión con la naturaleza y el medioambiente mucho mejor que cualquier occidental educado en los mejores colegios y universidades que se le pusiera por delante. La humanidad. Qué más se puede decir.

West Legends 3. Sitting Bull

  • Autores: Olivier Peru, Luca Merli
  • Editorial: Yermo Ediciones
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 72 páginas
  • Precio: 16 euros

Oferta
West Legends 03 Sitting Bull
  • Peru Olivier- Merli Luca (Author)

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar