‘Vimanarama’, Morrison y los alucinógenos

Que cuando se pone en firme, no hay quien entienda lo que Grant Morrison nos está contando en un título en particular, es una verdad incuestionable acerca del genio de Glasgow. De hecho, supongo que los que hayáis seguido su carrera muy de cerca desde mediados de los noventa, tendréis ahora mismo en la cabeza ese número en particular de ‘Doom Patrol‘ o ese proyecto autoconclusivo que os dejó con la mirada atónita y un WTF???!! en los labios o, por supuesto, ese megaevento decero que, a día de hoy, todavía estamos intentando desentrañar. Y por si no es evidente arrancando como hemos arrancado esta reseña, ‘Vimanarama’ se aferra con uñas y dientes a ese pequeño grupo de creaciones de Morrison que nos mantienen con una expresión de incredulidad perpetua mientras los vamos leyendo, una mezcla entre asombro por la imaginación del escritor y perplejidad por no ser capaces de entender de la misa la media o, como es el caso, cuál es el objeto de esta «ida de olla» que mezcla Bollywood y deidades hindúes con un tono propio de los tebeos de superhéroes pasados por el filtro del humor británico menos universal y más localista —si es que el humor británico tiene alguna cualidad que pudiera ser considerada como universal, claro está— y, encima de ello, el enfrentamiento entre las fuerzas del bien y del mal en las tierras de Atlantis. Bienvenidos a los mundos de «Morrison puesto hasta las cejas «.

Así las cosas, lo primero y más evidente que hay que valorar como parte positiva de ‘Vimanarama’ es el arte de Philiip Bond, un artista que nunca defrauda, del que ya dijimos que era lo mejor de ‘Mata a tu novio’ y que, aquí, demuestra ser capaz de dar forma precisa a todas las alocadas y alucinógenas ideas de Morrison, sean éstas lo estrambóticas que puedan ser. Porque, insistimos, desde el comienzo de la acción, la clara percepción que uno se lleva de cómo va sucediendo todo, es que el guionista está aquí dejándose llevar sin que la coherencia haga acto de aparición, siendo la casualidad y la improvisación la aparente tónica reinante en un relato en el que la sorpresa está presente, por supuesto, a cada batir de página. Que eso sea una ventaja o no dependerá de cada uno de vosotros. Yo ya os adelanto que, aunque se cuente entre mis autores favoritos de este noveno arte, no es ‘Vimanarama’ uno de esos títulos de Morrison que recomendaría a aquellos que quieran descubrir la grandeza del británico.

Vimanarama

  • Autores: Grant Morrison y Philip Bond
  • Editorial: ECC Ediciones
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 112 páginas
  • Precio: 15,50 euros

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar