‘Ultimate X: El hijo de Lobezno’, Loeb arregla lo que él mismo rompió

UltimateXPortada
Para todo aquel que haya estado más o menos al tanto de este rincón “alternativo” del Universo Marvel, sabrá que justo antes de estas nuevas series y miniseries tuvo lugar un evento, Ultimatum, en el que se hacía borrón y cuenta nueva con un buen puñado de héroes. La cabeza pensante tras la historia que haría temblar los cimientos del mundo Ultimate era la de Jeph Loeb, uno de esos guionistas tan admirado como odiado, especialmente esto segundo, pero que pese a quien le pese, pocas veces le hemos leído un tebeo aburrido. Resulta irónico que también fuera el elegido para empezar a recomponer uno de los grupos que él mismo dejó en estado catastrófico: los X-Men.

Loeb, perro viejo en esto de los relanzamientos, sabe perfectamente los elementos que debe incluir en la historia, el ritmo que debe imprimir al guión y cómo dosificar las escenas de acción con las menos espectaculares. Algunas veces se le escapa un poco de las manos pero en este Ultimate X: El hijo de Lobezno nos vamos a encontrar con el Loeb contenido, aquel al que no le importa perder un poco de “molonidad” y explosividad si al final todo queda mejor ensamblado.

El objetivo de esta miniserie, que iba para colección regular, era el de presentar versiones ultimatizadas de algunos mutantes conocidos. De esta manera nos vamos a encontrar con Kitty Pride, una de las pocas supervivientes de Ultimatum, descubriendo a Jimmy Hudson cuyos poderes recuerdan a los de otro viejo conocido del lugar. Poco a poco se va desgranando una historia sencilla en su planteamiento pero terriblemente adictiva en su lectura. La intención de Hudson es la de formar un nuevo equipo y para ello consigue reclutar al alado Derek, a la telequinética Karen o a los hijos de La Mole, Teddy y Liz.

El camino no será fácil ya que el guionista se encargará de poner todas las piedras que se le ocurra: Mística, Dientes de Sable o cierta hermandad de malvados y diabólicos personajes. Pero no acaba ahí la cosa, el encargado de ilustrar las cincos entregas de las que constó la serie fue ni más ni menos que Arthur Adams, un nombre clásico dentro de la franquicia mutante que abandonaba su retiro para entregar una páginas de gran calidad demostrando de esta manera que el tiempo no ha alterado ni un ápice su capacidad para dejarnos con la boca abierta. Un estupendo trabajo que se quedó en lo que contiene este volumen, una historia bien contada y mejor dibujada que deja con ganas de mucho más pero que por una razón u otro no pasó de las cinco grapas. Toda una pena.
[Grade — 8.00]

Ultimate X: El hijo de Lobezno

  • Autores: Jeph Loeb y Arthur Adams
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 128
  • Precio: 9,99 euros

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar