‘Ultimate Spider-man vol.6: Gatas y reyes’, en constante expansión

Resultó apasionante en su momento, cuando me acerqué por primera vez número USA a número USA, mes a mes, a ‘Ultimate Spiderman‘, ver cómo Brian Michael Bendis iba construyendo ladrillo a ladrillo, pegote de cemento a pegote de cemento, el que a las alturas que encontramos en este sexto integral publicado por Panini, ya me parecía el rincón más sólido y perfectamente cimentado de todo el puñetero Universo Marvel. Resultó apasionante, sí, pero poco podía prever aquél lector de hace casi dos décadas —porque, sí, queridos lectores, el material que aquí encontramos hoy está fechado entre 2003 y 2004— que, dieciocho años más tarde, y en pleno proceso de TERCERA revisión de la cabecera, lo que iba a encontrar en ella en términos de fascinación y asombro, sólo iba a seguir aumentando, máxime cuando, a la luz de las letras que ese libro de Petete de Marvel que es Julián M.Clemente incluye como prólogo del libro, cabe aumentar acervo de conocimiento sobre todo lo que aquí plantea Bendis en relación a las contrapartidas de los personajes originales del Universo Marvel tradicional.

Comprometido hasta la médula con el proceso de constante y determinada expansión del rincón del Universo Ultimate por el que pasea sus enclenques mallas rojas y azules nuestra versión favorita del trepamuros, Bendis introduce en las páginas de ‘Gatas y reyes‘ —que alcanza al número 59 de la numeración original de la colección, quedando todavía por delante 100 números más de Peter Parker hasta que llegue Miles Morales, ahí es nada— a una voluptuosa Felicia Hardy, la Gata Negra que tantos momentos comprometidos ha hecho pasar al Peter «original», y que aquí, reinventada hasta cierto punto —que Bendis es un mago, pero tiene sus limitaciones—, introduce factores excitantes en la convulsa y ya bastante complicada vida de un Peter que sigue con su cabeza partida entre el instituto, su responsabilidad como héroe, el trabajo en un Daily Bugle que no para de darle disgustos —genial lo que hace aquí el guionista con Tía May y Jonah Jameson—, la relación con Mary Jane y la tensión que en casa plantea la rebelde de Gwen y, por si todo eso fuera poco, con el rodaje en Nueva York con Sam Raimi tras las cámaras de una película acerca de él.

Ese último giro, con el que Marvel quiso aprovechar el tirón del estreno de la segunda parte del ‘Spiderman‘ de Raimi en el «mundo real», sirve al guionista para traer de vuelta al Doctor Octopus y plantear un arco argumental de esos que, cuando uno ha leído ‘Ultimate Spiderman’, puede señalar como característico de la cabecera, lleno de acción, diálogos chispeantes, ritmo imparable y giros inesperados. Todo ello con un Mark Bagley que, ya lo hemos dicho muchas veces, no será uno de los artistas más asombrosos de cuántos han hollado La Casa de las Ideas, pero su capacidad para dar el callo mes a mes durante los 111 números ininterrumpidos que estuvo al frente de la colección, lo convierten en un raro talento cuya presencia en estas planchas dotó a la imagen de la serie de una cohesión muy necesaria, sobre todo en comparación con el constante baile que solemos observar, casi siempre horrorizados, cuando atendemos a los constantes cambios de equipos artísticos que desfilan interminables por las salas de la editorial. Aquí no hubo de eso, y es un hecho que, a nuestro entender, añade aún más valores a una propuesta que no paró de acumularlos durante años. ‘Nuff said!!!

Ultimate Spider-man vol.6: Gatas y reyes

  • Autores: Brian Michael Bendis y Mark Bagley
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 344 páginas
  • Precio:35 euros

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar