‘Todo bajo el sol’, mi querida España

Por más que, en nuestros ímprobos esfuerzos lectores mensuales —porque lo son, ¿no? Ímprobos, quiero decir…— tratemos de ofrecer en Fancueva una visión lo más generalizada y vasta posible del muy complejo y ecléctico caleidoscopio que es el mundo editorial patrio, es de recibo pensar que dos redactores, aún dedicándole las muchas horas que mi compañero Mario y yo dedicamos a la lectura y escritura al cabo de la semana, se dejen por el camino títulos de aquí y allá que, en algunos casos, no son sino insignificantes faltas en un rosario que, entendemos, con nuestro ritmo diario de publicación, es bastante completo y, en otros, como pasa con Ana Penyas y su ‘Estamos todas bien’, se alce como una carencia de lo más alarmante en el conjunto de reseñas que publicamos cada 365 días.

Y es que, aunque pasó fugaz por delante nuestra, y generó cierto interés a priori en este redactor, la que fuera galardonada con el Premio Nacional del Cómic no llegó a concretar lectura, algo que, a la luz de lo que Ana Penyas nos ofrece en ‘Todo bajo el sol’, se alza como una asignatura más que pendiente a la que, a poco que tengamos opción, daremos respuesta. Porque, si algo evidencian las páginas en las que la autora valenciana da repaso íntimo y preciso a cincuenta años de nuestra historia circunscribiendo la misma a la mirada —sesgada pero no— sobre el Levante peninsular, es que hay aquí TALENTO gráfico de una entidad sobrecogedora que necesita ser complementado, a la voz de ya, con muestras pretéritas de lo que Penyas concretara en su ópera prima.

Análisis lúcido, perfectamente estructurado y de una variedad gráfica extrema —Penyas echa mano de todo tipo de técnicas para cuajar unas páginas que nunca se avengan a una única caracterización, mezclando en sus planchas collage, transferencias, fotografías retocadas y todo tipo de tratamiento cromático sobre unos lápices que se mueven con una comodidad insultante entre lo naïf y lo detallado— ‘Todo bajo el sol’ trata, y logra, de resumir el complejo proceso que, de manera más flagrante en nuestro Levante, pero con muestras dispersas de mayor o menor calibre e impacto, en toda la piel de toro, cambió radicalmente el paisaje urbano y social de España a lo largo de medio siglo que, para o bien o para mal —y, de tener que valorarlo, diría que hay mucho más de lo segundo que de lo primero—, ha marcado a fuego las vidas presentes y futuras de incontables conciudadanos.

Centrando su discurso en las tres generaciones de una familia que, como todos, tratan de salir adelante mientras medran, por mínimamente que sea, en un mundo implacable, Penyas configura un mensaje que, desde su localidad, se antoja inmenso y universal, y la elección de perfiles específicos de personalidad y de arquetipos que tratan de alejarse raudos de la definición escueta del término, no hacen sino sumar en esa maravillosa percepción de que no estamos asomándonos a las existencias imaginadas de seres de dos dimensiones, sino a las muy reales vidas de entes tridimensionales que, desde estas páginas apaisadas nos hablan de sus miedos, sus inquietudes, sus miserias y alegrías. En eso, en esa fuerza inherente que impregna desde la primera hasta la última página de ‘Todo bajo el sol’, hay tanto por descubrir y tanto ante lo que maravillarse, que sólo puedo terminar recomendando, de manera muy categórica, que os acerquéis cuanto antes a esta muy sobresaliente muestra de lo que el tebeo español puede llegar a ofrecer.

Todo bajo el sol

  • Autores: Ana Penyas
  • Editorial: Salamandra Graphic
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 160 páginas
  • Precio:22 euros

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar