‘Stone Fruit’, extraña ternura

Stone Fruit‘ podría haber sido, perfectamente, uno de esos ejemplos en los que los árboles no te dejan ver el bosque si los árboles fueran el dibujo y el bosque lo que Lee Lai quiere contarnos en esta historia de dos mujeres que se aman pero no pueden estar juntas y de la pequeña que, sobrina de una de ellas, es un torbellino de energía capaz de conseguir hasta lo imposible. Y es que, y eso es algo que la portada ya deja entrever con bastante claridad, en líneas generales cabría calificar a lo que la artista pone en juego en las páginas del volumen publicado por Dibbuks de feista, algo que, años atrás habría supuesto una barrera infranqueable para el que esto suscribe —no sé si lo habré dicho en alguna ocasión pero durante al menos 10-15 años, sólo compraba aquellos tebeos que me decían algo visualmente, desatendiendo cualquier comentario que pudiera llegarme sobre ésta o aquélla historia— pero que, hoy por hoy, ha quedado relegado a un muy modesto segundo plano que, afortunadamente, ha liberado de prejuicios mi forma de entender el noveno arte y permitido acceder a historias que, como ‘Stone Fruit’, calan hondo en el corazón.

Porque, sí, el dibujo podrá ser todo lo poco agradable que uno quiera, pero es acostumbrarnos a sus idiosincrasias y a esa deformación de los personajes que es constante a lo largo de las 232 páginas y abrir la puerta a que ‘Stone Fruit’ se haga un hueco en nuestros sentimientos merced a la manera en que trata a sus tres personajes centrales y al genial planteamiento que hace de una idea que vista incontables ocasiones —no será la primera vez que se cruce en nuestro camino una pareja que rompe por motivos que ni ellos mismos saben pero que, luchando contra las adversidades, logran recomponer los pedazos de su amor— encuentra aquí nueva savia con la que renovarse. Bien es cierto que parte de esa nueva savia reside en la genial manera en que Lai trata la relación homosexual de las protagonistas, pero aún más que el elemento que hace a ‘Stone Fruit’ tan diferente y a la par emocionante es la presencia de Nessie, la pequeña que, de forma inadvertida, se transforma en eje y motor de las vidas de las dos tres adultas que la rodean.

Con su madre siendo la tercera en discordia de tan curioso triángulo y con la depauperada relación que mantienen las hermanas sirviendo como un motivo más de enganche de un lector que, a poco que invierta cierto interés en lo que Lai nos cuenta, verá recompensados sus esfuerzos con creces, es de recibo terminar apuntando que, cuando uno va camino de alcanzar el ecuador de la lectura, y ya está completamente atrapado por lo que el cómic nos está trasladando, el trazo que al comienzo nos parecía feo y desagradable se torna, no en algo de una belleza descomunal, pero sí en el más adecuado en el que uno puede pensar para el tono y las intenciones del relato. Y eso, en ocasiones como la que enarbola ‘Stone Fruit’ es mucho más válido que el mejor y más fastuoso de los dibujos, sobre todo cuando, como es el caso, no pone freno al directo misil a nuestro corazoncito que es la ternura que manera Lee Lai.

Stone Fruit

  • Autores: Lee Lai
  • Editorial: Dibbuks
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 232 páginas
  • Precio: 21 euros

Oferta

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar