Si Cars de Pixar fuese real…

Rayo McQueen debería que tener una anatomía parecida a esta. O eso es lo que debió pensar el ilustrador Jake Parker cuando empezó a divagar tratando de encontrar algún sentido al mundo creado por Pixar en su película Cars.


Según Parker, la película presenta estos coches con ojos de coloridos iris y bocas con blancos dientes que no lograba encajar en su mente, así que decidió ponerse manos a la obra para aclarar donde termina la máquina y empieza la carne. Por supuesto, existe cierto «vacío legal» en el apartado reproductivo (pobre Sally) pero no hay que olvidar que al fin y al cabo se trata de una película para niños… que no puede faltar en la estantería de ningún adulto.

Vía | Cartoon Brew
Imagen | Inside Lightning McQueen

Artículos destacados

Los comentarios están cerrados.

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar