‘Shaker monster. ¡Sálvese quien pueda!’, alimento para la imaginación

Apostar por los más pequeños de la casa, por incitar en ellos el gusanillo de la lectura y por generar en sus inquietas mentes toda índole de sensaciones que vengan envueltas en una enorme bolsa de entretenimiento es, a mi modesto entender, una muestra inequívoca de buen hacer editorial. A fin de cuentas, somos legión los que nos aficionamos a este mundillo del noveno arte a muy temprana edad —una de las fotos que más recuerdo de mi niñez es una en la que estoy en la terraza de mis abuelos sentado con un Astérix con tan sólo 2 o 3 añitos— y supongo que no estaré sólo en el anhelo de que, algún día, nuestros pequeños sepan apreciar la magia que ocultan las infinitas historias que ofrecen las viñetas.

En el caso del que esto firma, la constante insistencia con la que tanto mi esposa como yo perseguimos a mi hija para que lea todos los días, parece estar empezando a dar unos frutos aún verdes, pero frutos a fin de cuentas. Pero encontrar historias que motiven a tan inquieta criatura —sale al padre, qué se le va a hacer— resulta harto complicado y, claro está, cuando uno se encuentra con títulos como este ‘Shaker Monster’, que se lo ponen tan fácil a la hora de arrimarlo a su vástago como el que no quiere la cosa, no puede dejar de dar gracias porque existan editoriales que apuesten por incluir en su catálogo a un rango de edades cuanto más vasto, mejor.

De hecho, esta no será sino la primera de tres ocasiones en las que, a lo largo de las próximas semanas, traeremos a colación a Nuevo Nueve y el tebeo infantil, ya que Ricardo Esteban parece determinado a que dicha vertiente de su oferta editorial no quede descuidada como muestran, no ya el ‘Monster Allergy’ del que ya hablamos o este volumen que hoy nos ocupa, sino los dos tomos que lanzaba el pasado mes de enero y de los que, como digo, os hablaremos en breve.

En lo que a este primer volumen de ‘Shaker Monster’ concierne, lo que Mr.Tan y Mathilde Domecq nos ofrecen es un torrente de risas y desternillantes ocurrencias que se disparan cuando un niño encuentra una coctelera que pertenece a su abuelo y de la que, al meter cualquier cosa, salen monstruos de lo más variopinto. Bien es cierto que el humor que se gasta aquí incurre en aludir directamente a los pequeños con chistes de ventosidades de esos que tanto gustan a cierta edad y que, por ello, puede resultar algo ajeno a los adultos que a él se acerquen; pero, también, que si nos desprendemos de cierta capa de pretendida senectud, hacemos un ejercicio de introspección, nos dejamos llevar por la irrefrenable simpatía del dibujo de Domecq e intentamos conectar con nuestro yo más juguetón, ‘Shaker Monster’ nos atrapará con su dinamismo, su vitalidad y el querer que, en definitiva, pasemos un rato de lo más divertido. Y a fe mía que lo consigue…

Shaker monster. ¡Sálvese quien pueda!

  • Autores: Mr Tan y Mathilde Domecq
  • Editorial: Nuevo Nueve
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 64 páginas
  • Precio: 14,25 euros en

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar