‘Pijama portátil galletas’, honesta ventana

No sé muy bien por qué pero, tras ‘Un trabajo de verdad’ y ‘Todo va bien‘, muestras por cierto más que sobradas del inmenso talento de Alberto Madrigal para tomarle el pulso a la realidad desde una ficción que nunca se siente como tal, se me antojaba más que plausible el que, sino el siguiente, sí en un futuro no muy lejano, el autor dejaría de lado ficcionar para mirarse en el espejo y acercarnos a SU realidad. Y así ha sido como, en su tercera obra publicada por Norma —su tercera obra y punto, cabría apostillar—, el autor placentino afincado en Berlín desde justo antes del comienzo de la crisis económica allá por 2008, hace un repaso concienzudo a varios años de su vida en la capital germana con la misma honestidad y verosimilitud que sus ficciones anteriores sumando a éstas virtudes el valor añadido de saber que estamos asistiendo al siempre complicado proceso de ver cómo alguien desnuda su alma para que cualquier lector pueda asomarse a las inquietudes que la gobiernan.

Ese ejercicio, que hemos visto tantas y tantas veces en el mundo del noveno arte, se salda en ‘Pijama portátil galletas‘ como una muestra más, acaso la definitiva por aquello de que «una puede ser casualidad, dos coincidencia pero tres marcan una tónica», del enorme talento de Madrigal para construir historias tremendamente amenas, de lectura vivaracha y entretenida hasta decir basta que, al tiempo que discurren con suma fluidez ante nuestra mirada, van dejando un incuestionable poso de reflexión en la forma de un espejo en el que no sólo se mira el autor, sino en el que cabe verse identificado por más que nuestras experiencias disten en muchos sentidos de aquellas que aquí se narran.

Y es que no es necesario haberse mudado a otro país ni dedicarse a algo tan complejo y huidizo como la caza de las musas que permiten poner una obra artística en pie para que ‘Pijama portátil galletas’ despierte en el lector un fortísimo sentido de la empatía. Acaso derivada de esa honestidad constante de la que hace gala todo el volumen; sin duda asociada a los puntuales instantes en que cualquier vida comparte denominador común —las inquietudes que acompañan a ser padre son de una universalidad a prueba de bombas—, esa capacidad de generar empatía que atesoran las páginas de este espléndido tebeo es la que lo aúpa por encima de la media y la que termina gobernando las muy notables —y puntualmente sobresalientes— impresiones que uno se lleva de la lectura. También ayuda, no cabe duda, que ser lector de cómics y leer sobre los entresijos de la creación tebeística siempre nos apasiona, y de eso hay mucho en ‘Pijama portátil galletas’, un tebeo narrado con pasión vital, con transparencia, con honesta elocuencia y locuaz honestidad, con mucho amor por el medio y con herramientas gráficas tremendamente solventes; un tebeo, en definitiva, de esos que HAY que leer.

Pijama portátil galletas

  • Autores: Alberto Madrigal
  • Editorial: Norma
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 164 páginas
  • Precio: 22 euros

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar