‘Paria’, cuando el mal te respira en el cogote

Paria

Pocas cosas producen tan mal rollo como las posesiones demoníacas. No lo digo solo por sus efectos más evidentes —los esputos verdosos, los espasmos y levitaciones, los juramentos en lenguas muertas y los cutis echados a perder—, sino también porque nos remiten a una de las bases esenciales del miedo: la irrupción del peligro y de lo desconocido en la vida cotidiana, en este caso a través de la transformación de un ser querido en una criatura maléfica capaz de someternos a ataques físicos y psicológicos de una intensidad tremenda. Por suerte estas cosas solo pasan en la ficción, o en algunos casos reales que suelen ser producto de ciertos trastornos como la epilepsia, pero si tenemos la mala pata de llamarnos Kyle Barnes y de ser los protagonistas del nuevo tebeo de Robert Kirkman, más nos vale agarrarnos los machos porque nos va a tocar lidiar con el Maligno a base de bien.

En su gusto por darle una vuelta de tuerca a los géneros que conoce bien, como el superheroico en ‘Invencible’ y el de zombis en ‘Los muertos vivientes’, Kirkman ha optado por esta parcela del género de terror para su nueva obra, en colaboración con el dibujante Paul Azaceta. ‘Paria’ cuenta como base del guiso con los ingredientes habituales en una obra de este tipo: un puñado de poseídos con sonrisas escalofriantes y aversión a los símbolos religiosos, un cura poco convencional que reflexiona sobre su fe entre exorcismo y exorcismo, un personaje enigmático que parece estar al servicio del Maligno, y un protagonista cuyos allegados tienen una peculiar tendencia a ser poseídos. Tanto, que su vida no ha dejado de ser una pesadilla desde que sufrió los abusos de su madre, o desde que fue acusado de malos tratos cuando intentó reducir a su esposa poseída. De esta forma, Kirkman consigue ponernos los pelos de punta en varios momentos de la lectura con su representación de la violencia doméstica y cotidiana en clave demoníaca. Una violencia que por desgracia estamos acostumbrados a ver en televisión, en los noticiarios, y que aquí parece tener su origen en las mismísimas raíces del mal.

Los acontecimientos terminan por unir a Kyle y al reverendo Anderson para formar un dúo con el que enfrentarse a todas estas amenazas espirituales. Dos personajes bien construidos, cada cual bajo el peso de sus propias experiencias del pasado, que poco a poco iremos descubriendo. Los seis números que recopila este volumen son apenas un aperitivo respecto a lo que está por llegar; una toma de contacto con los personajes y el entorno donde todo apunta a que la combinación de terror, intriga y crudeza cotidiana nos mantendrá enganchados. Ahora bien, dado que Kirkman anda involucrado en diversas colecciones, el ritmo de publicación de este ‘Paria’ es un tanto irregular —en EE.UU. apenas habrán llegado al número 8 la semana que viene—, así que nos tocará armarnos de paciencia. Pero el cómic promete, y confío en que las demás obligaciones del guionista no mermen su calidad ni continuidad. Aún hay mucho por descubrir. Aún hay mucho por lo que estremecernos.

Paria vol. 1

  • Autores: Robert Kirkman y Paul Azaceta
  • Editorial: Planeta Cómic
  • Encuadernación: Rústica
  • Páginas: 160
  • Precio: 15,95 euros

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar